facebook comscore
Enojo y empatía

Enojo y empatía

Columnas lunes 28 de diciembre de 2020 - 00:21

El enojo de los enclaustrados por las fiestas que desafían a la muerte en un ritual de contagio eufórico hasta altas horas de la madrugada es justificado. Conozco la desazón de contrastar el esfuerzo extraordinario, con la indiferencia multitudinaria. Lo viví en la función policial, cuando los llamados a no conducir bajo los efectos del alcohol se ignoran y terminan en accidentes fatales, por citar un ejemplo. Nada es más desgarrador que el llanto de una madre ante el cuerpo de su hijo o hija, al ser extraído de un vehículo convertido en un nudo de fierros retorcidos. Cala hondo saber que esos desenlaces son evitables.
Ese enojo lo conocen bien los profesionales de la salud que salvan vidas de desconocidos y descuidan las de sus seres amados; los que atienden servicios esenciales para que muchos otros realicen sus planes sin contratiempos; quienes sirven platos y cocinan para mesas ajenas abandonando las propias; los buenos maestros, hombres y mujeres que se desvelan pensando en cómo sembrar en sus alumnos la semilla de la justicia y el bien hacer, pero son vencidos por lo que “la moda” fecunda en sus pupilos; los promotores de valores, que desde iglesias, clubs deportivos o movimientos como los scouts y otros afines, ven su esfuerzo trunco ante la aparición de voraces depredadores sexuales que ponen en entredicho la misión a la que han dedicado su vida; los niños y las niñas que aman a sus padres y un buen día descubren que éstos maldicen haberlos tenido, en una noche de excesos etílicos. Ejemplos de frustración y enojo justificados, sobran.
¿Por qué el ser humano deja de ser empático? ¿Qué razones existen para cerrar los ojos ante el dolor y la tragedia ajena? ¿Qué extraño mecanismo se activa en el subconsciente para desafiar el llamado a la prudencia en beneficio propio y de los demás?
Señala Yuval Noah Harari que “en un mundo inundado de información irrelevante, la claridad es poder” (21 lecciones para el siglo XXI). Bajo esa premisa, pareciera existir una disminución escandalosa en el poder de gobernantes y profesionales de distintas disciplinas, para que sus mensajes sean valorados por los destinatarios.
En palabras del filósofo alemán Jürgen Habermas: “Una cosa puede uno decir: nunca se ha sabido tanto sobre nuestra ignorancia y sobre la compulsión de actuar y vivir bajo la incertidumbre” (Covid 192 MA Editores, 2020). El conocimiento de nuestra propia ignorancia es quizás una de las más reveladoras estampas de estos meses; sin embargo, dicha comprensión no ha significado un viraje en la forma en que la sociedad se mira a sí misma para dar paso a una nueva era de solidaridad.
Algo es cierto: la falta de empatía empeora los problemas. Hoy, resulta sencillo atestiguar cómo el egoísmo, egocentrismo y narcisismo, se apoderan de los humanos en detrimento de la civilidad. Búsquese en ello el origen de muchos de nuestros grandes problemas, como la expansión del crimen organizado ante la inexistencia de una ciudadanía empática, con la desgracia que ello implica.
2020 deja una lección: la humanidad no está exenta de padecer crisis como las de nuestros antepasados, pero cuenta con mayor capacidad para atacar la raíz generadora. Empero, los seres humanos reincidimos en no aprovechar dichas virtudes para construir mejores sociedades.
Hoy, en mi última colaboración del año, quería compartir esta reflexión. En ella va mi deseo de que 2021 marque un cambio en el comportamiento social. Aprender la lección de 2020, abonaría a un México seguro y en paz.
Feliz año a los lectores de ContraRéplica. Gracias a su director y equipo de trabajo, por darme voz a través de los primeros 28 artículos en sus páginas.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La fatal estafa Columnas
2021-01-28 - 01:51
Les urge ganar el Congreso Columnas
2021-01-28 - 00:51
Reelección: otra historia Columnas
2021-01-28 - 00:48
Héctor Fix-Zamudio. Columnas
2021-01-28 - 00:45
Todo para el vencedor Columnas
2021-01-28 - 00:44
Mal y tarde Columnas
2021-01-28 - 00:44
El juego por las alcaldías Columnas
2021-01-28 - 00:41
Línea 13 Columnas
2021-01-28 - 00:29
LA VENUSTIANO CARRANZA Columnas
2021-01-28 - 00:28
Loco, no demente Columnas
2021-01-28 - 00:27
+ -