facebook comscore
Especialistas de la UNAM rememoran el 2 de octubre de 1968

Especialistas de la UNAM rememoran el 2 de octubre de 1968

Ciudades viernes 02 de octubre de 2020 - 00:44

Alejandra Balandrán Olmedo

En 1968 era fácil distinguir entre la violencia de Estado y la delincuencial, y ahora el problema es que a veces se trata de una combinación de las dos, señala Eugenia Allier Montaño, del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM. Añadió que tras los hechos del 2 de octubre de 1968, las muertes y encarcelamientos no afectaron tanto la percepción que muchas naciones tenían de México, debido al control de los medios de comunicación; hoy no vivimos en el mismo régimen, pero sigue habiendo violencia, la cual es cada vez más compleja.
“En México de 2006 a la fecha se registraron más de 80 mil desapareciones; sin embargo, en quienes se concentra la memoria es en los 43 de Ayotzinapa. Esto debido a que eran estudiantes y representan el futuro del país, “es como cercenar una vida cuando apenas está por dar sus mejores logros”, concluye la académica.
Para Mario Virgilio Santiago Jiménez de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) de la UNAM, lo que trascendió del movimiento estudiantil del 68 es la “recuperación y la memoria que se ha construido. Todo lo que vino después, cómo se ha transmitido en las generaciones, cómo se ha resignificado”.
“Como estudiantes, lo que podíamos apreciar era una serie de tradiciones establecidas con un régimen vertical de autoridad, que se aplicaba en todos los ámbitos de nuestra vida, desde lo familiar hasta lo político, en los que no cabía la posibilidad de libre expresión sin que el intento de ejercerla tuviera consecuencias como la represión”, señala Griselda Gutiérrez Castañeda, especialista en espacios públicos también de la FFyL de la UNAM.
El 22 de julio de 1968, incitados por las pandillas Los arañas y Los ciudadelos, se suscita una riña entre estudiantes en la Ciudadela, donde alumnos de la Preparatoria Isaac Ochoterena y de las vocacionales 2 y 5 del IPN disputan un partido de futbol americano. Al día siguiente, alumnos de la Isaac Ochoterena apedrean la Voca 2, pero granaderos y la 19 compañía de policía les propinan una golpiza; cuando los jóvenes se refugian en la escuela son perseguidos dentro de las instalaciones e incluso los profesores son golpeados.
Cuatro días después los estudiantes marchan contra la violencia policial. El Ejército ocupó las instalaciones de la UNAM y el IPN sin lograr contener el movimiento agrupado en el Consejo Nacional de Huelga, motivando la renuncia del rector Javier Barros Sierra, en protesta por la invasión a la autonomía universitaria.
Santiago Jiménez rememora que de la golpiza en julio a las movilizaciones en agosto y septiembre el movimiento creció y también la represión, por ejemplo, el bazucazo contra la Preparatoria 1.
















Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
+ -