laopcionnota
Estrangulador de Tacuba

Estrangulador de Tacuba

Entornos martes 23 de julio de 2019 - 08:33


Sin desentenderse de su madre, Gregorio Cárdenas era un tipo independiente. Con el dinero que empezó a ga- nar en Petróleos Mexicanos se fue a vivir solo a la casa marcada con el número 20 de la calle Mar del Norte, en Tacubaya; en esa vivienda instaló un pequeño laboratorio de química en una habitación, pero no sólo eso, también se compró un coche, y quien lo conocía, se enteraba de que le gustaba la poesía de Sor Juana Inés de la Cruz y practicaba piano y violín; era un buen partido, excepto físicamente. Las mujeres rechazaban tener una re- lación con él más allá de la amistad y eso lo lastimaba.

¿Cómo lidiaba Gregorio Cárdenas con ese tema, con el rechazo de las mujeres? Se relacionaba con prostitutas, de manera más frecuente con María de los Ángeles Gonzáles, de 16 años, quien se hacía llamar Bertha. Goyo comenzó su cacería con ella. Sábado 15 de agosto de 1942. Por la noche, Goyo recogió en la calle a Bertha y la llevó a su casa, algo que hacía de manera frecuente. Tuvieron relaciones sexuales y antes de la media noche la joven pasó al baño Gregorio Cárdenas aprovechó ese momento para someterla y estrangularla con un cordón. Luego llevó al cuerpo hasta el pequeño jardín de la casa y lo enterró. Ese día, cuando Bertha subió al auto de Goyo le dijo a una compañera de oficio que él la lle- varía de paseo a Guadalajara, nunca imaginó que su destino sería otro.

Mismo modus operandi. Goyo tomó suautoysefueenbuscadeuna meretriz que le satisficiera la lujuria y la sed criminal. Llevó a su casa a Raquel Martínez de León, quien después de acostarse con él se puso a husmear en la biblioteca del asesino, quien la estranguló con la misma cuerda larga con un nudo en medio. De nuevo la enterró en el jardín.


Sábado 29 de agosto de 1942, Gregorio Cárdenas eligió a otra prostituta: Rosa Reyes, su tercera víctima en menos de 15 días. La mujer caminaba por
el laboratorio que tenía Goyo en la vivienda y ahí la
atacó.

Aun cuando Rosa
se defendió, murió, y
plena madrugada el
estrangulador la en-
terró al lado de las
otras dos. (...)
El miércoles 8
de septiembre
de 1976 Gregorio Cárdenas
salió de la cárcel, gracias a la indulto presidencial, motivado por
la fama del cerebrito
y generosidad que lo acompañaba en pri- sión.
(...) Menos de 20 días después Goyo fue llevado a
la Cámara de Diputados como un ejemplo de readaptación.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

YC/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas


+-