facebook comscore
Feminicidios, el peor rostro de la violencia de género; urge un debate nacional

Feminicidios, el peor rostro de la violencia de género; urge un debate nacional

Columnas miércoles 03 de agosto de 2022 -

Exdiputada federal, asesora de la AC Impulsa y colaboradora del STUNAM

La indignación que ha causado la muerte de dos mujeres que fueron quemadas en Jalisco y Morelos, nos obliga a analizar las consecuencias del incremento en los feminicidios en nuestro país y a actuar como sociedad para buscar una solución a ese flagelo.

Ciertamente, por sí solo, el gobierno no logrará frenar los feminicidios en México; urge un debate nacional para discutir cómo ha incidido la violencia machista para que en nuestro país sean asesinadas once mujeres cada día.

Los casos de Luz Raquel Padilla y Margarita Ceceña –quienes fueron quemadas vivas–, obligaron incluso al propio presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, a pronunciarse al respecto. El ministro que está a punto de concluir su mandato, reconoció que este crimen tiene su origen en el fomento y permanencia de una cultura machista, y se multiplica por la falta de investigaciones y la impunidad que parece salvaguardar a los perpetradores.

Y es que, en México, además de enfrentar una descomposición social, la cultura del patriarcado sigue firme. Buena parte de la población mexicana parece aceptar con naturalidad este tipo de violencia fomentada en el desacertado concepto de que el hombre manda y la mujer debe obedecer.

En la mayoría de las familias mexicanas el machismo se ha trasmitido de generación en generación, y en ello han tenido que ver no sólo la educación y las recomendaciones que sugieren que los hombres deben proteger a las mujeres y llevar siempre la iniciativa en las relaciones, por lo que ellas aceptan este tipo de protección, muchas veces por sometimiento.

Es evidente que millones de mexicanos hemos sido educados en una sociedad machista, y por ello seguramente hemos reproducido o consentido la violencia contra las mujeres. Sin embargo, este tipo de conductas nos debe poner alertas para evitar que nuestros hijos e hijas reproduzcan estos esquemas nocivos. Ante el incremento de los feminicidios atroces, es imprescindible modificar estos patrones dañinos desde el hogar, las escuelas y los centros de trabajo, para que mujeres y hombres asuman una actitud que permita enfrentar este tipo de situaciones, que parecen haberse convertido en una catástrofe social.

Otro de los desafíos a enfrentar es la discutible actitud de fiscales e investigadores, que en muchas ocasiones adelantan conjeturas sin haber agotado todos los recursos a su alcance para esclarecer los feminicidios.

Un reporte de la periodista Eréndira Aquino publicado recientemente en Animal político, menciona que “en las investigaciones, ha destacado un común denominador: la decisión de las fiscalías de culpar a las propias muertas de lo que les pasó, sin pruebas y de manera errónea”.

Refiere las demandas de María de la Luz Estrada, coordinadora del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), en el sentido de que prevalece una cultura machista entre los funcionarios encargados de las investigaciones, que insisten en estigmatizar a las víctimas. A ello, se suma la ausencia de cifras actualizadas de lo que en este sentido ocurre en todo el país, por parte del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Recientemente, la comisionada del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) Josefina Román Vergara, instó a la SESNSP a entregar el desglose –por entidad federativa–, de presuntas víctimas mujeres de homicidio doloso, pues a partir de estos datos se pueden realizar diversas investigaciones en cuanto a la protección del derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, lo cual posibilita generar sus propias conclusiones y conocimiento, que pueda convertirse en la base de la creación de políticas públicas.

La meta que debemos tener como sociedad es erradicar conceptos erróneos que se han generado por un patriarcado mal entendido; debemos encontrar mecanismos que eviten la reproducción de estos estereotipos y roles equivocados, que a fuerza de perpetuarse llegan a asumirse como “normales”. También es preciso generar un mensaje de igualdad entre las nuevas generaciones, para que las niñas, niños y adolescentes crezcan en entornos sin violencia, en el que no tengan cabida este tipo de crímenes atroces.

Con mucha razón Alicia Elena Pérez Duarte y Noroña, investigadora del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), ha subrayado que la violencia de género tiene su peor rostro en los feminicidios. Ante ello, ha propuesto que se modifiquen los mensajes generados a través de los medios de comunicación tradicionales y las redes sociales, que afianzan conceptos equivocados y contribuyen –dice–, a fortalecer la violencia hacia las mujeres, la cultura de los celos, la cultura de los engaños y, sobre todo, la cultura de los machos que imponen su voluntad sobre la fuerza.

Por ello, considero que para modificar estos patrones ominosos, es urgente convocar a un debate nacional que permita la creación y establecimiento de políticas públicas realmente efectivas, que contribuyan a detener estos crímenes atroces que nos enlutan y entristecen desde el ámbito familiar, nos avergüenzan como sociedad y nos hacen retroceder en la escala de la especie humana.

Exdiputada federal, asesora de la AC Impulsa y colaboradora del STUNAM


No te pierdas la noticias más relevantes en twitter

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Los juicios previos Columnas
2022-08-05 - 06:29
La suplantación del Estado Columnas
2022-08-05 - 06:28
Elección desventurada Columnas
2022-08-05 - 06:25
Legislar en medios Columnas
2022-08-05 - 06:24
Línea 13 . Columnas
2022-08-05 - 06:21
Tiraditos Columnas
2022-08-05 - 06:20
Rabia política y deshonor Columnas
2022-08-04 - 01:00
Calidad gubernamental: ¿de qué se trata? Columnas
2022-08-04 - 01:00
Paz y Pymes Columnas
2022-08-04 - 01:00
Las epidemias de Peter Columnas
2022-08-04 - 01:00
NANCY JUEGA CON FUEGO Columnas
2022-08-04 - 01:00
EL TRINQUETE, CON MUCHA HISTORIA QUE CONTAR Columnas
2022-08-04 - 01:00
+ -