facebook comscore
Filosofar

Filosofar

Columnas martes 08 de septiembre de 2020 - 00:40

Al empezar a leer ¿Por qué filosofar?, de Jean-Francois Lyotard, me surgió la pregunta “¿sirve para algo la filosofía? O, todavía mejor, “¿sirve para algo filosofar?”, a lo cual, desde mi ignorancia, me respondí que primero debería analizar qué significa servir, ese verbo que se refiere a poner un contenido en un recipiente y, por extensión, realizar alguna cosa para otro, etcétera. De ahí se derivó que no, que filosofar no sirve para las cosas prácticas.
Puede ser que no utilicemos todos los recursos y conceptos de la filosofía, pero filosofar es algo que hacemos todos los días y que no aplicamos directamente. No filosofamos de manera deliberada, sino como una práctica resultante de una duda. Dudas todos las tenemos, y filosofar es sobre todo plantearse dudas.
Seguramente, en algún momento del día, nos ponemos a pensar en por qué hacemos tal o cual cosa, o en por qué ocurre tal o cual otra, o por qué algunas circunstancias son del modo en que se presentan; y así, aunque no tengamos un método, un sistema, estamos deliberando con nosotros mismos, y a veces con otros, sobre diversas cuestiones de la vida diaria.
Es cierto que filosofar no ayuda a resolver las tareas cotidianas de manera directa; entonces podemos decir que no sirve para nada; pero indirectamente, lo que reflexionamos con nosotros mismos o con otros, nos permite colocarnos en un estado de ánimo propicio para hallar soluciones para cosas de la vida práctica.
La pandemia ha provocado en muchos de nosotros que tengamos que resolver situaciones de angustia, depresión, incertidumbre y, según me he enterado, lo que algunas personas han hecho es preguntarse cómo salir de esas circunstancias o cuando menos cómo enfrentarlas sin perder la posibilidad de resolverlas en el corto o en el largo plazo.
Tal vez alguien me diría que estoy trivializando la filosofía y su papel en la historia de la humanidad, y yo le contestaría que de esa manera discurren los famosos Diálogos de Platón, hacer preguntas es un buen método para saber –es mejor presentarse como ignorante y aprender; que avergonzarse de ello y seguir en la ignorancia–; reflexionar nos hace evaluar nuestra relación con los demás, hallar solución a la manera de actuar en determinadas cirucunstancias, explicarnos por qué ocurre tal o cual cosa. Siempre nos estamos preguntando cosas, aunque no sean trascendentales, y en eso consiste filosofar.
¿Quién no se ha preguntado alguna vez si un determinado hecho es justo o no? Por ejemplo, cuando se ha presentado a un individuo ante el juez cívico porque orinó en la vía pública y se le impuso una multa que no puede pagar, por lo cual es arrestado por un lapso de 48 horas; nos preguntamos si esto es justo y, según yo, si el ciudadano en cuestión se orinó en la calle porque si no lo hacía corría el riesgo de mojar los pantalones, ya que no había encontrado algún lugar donde le permitieran hacer sus necesidades, y si se aguantaba las ganas de orinar podía además enfermarse, etcétera, entonces diríamos que no fue justo.
Pero habrá que distinguir entre lo legal y lo justo, porque algo puede ser legar pero desde algún punto de vista no es justo.
Otro caso es aquel donde un presunto asaltante es golpeado por las que iban a ser sus víctimas. Eso, claramente, no es legal, ¿pero es justo? Habrá que reflexionarlo.







Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Renata Zarazúa: Esperanza del tenis mexicano Columnas
2020-09-29 - 10:19
Línea 13 Columnas
2020-09-29 - 00:59
Tiraditos Columnas
2020-09-29 - 00:56
La mejor salida para Morena Columnas
2020-09-29 - 00:56
ELECTRICIDAD NACIONAL: 60 AÑOS Columnas
2020-09-29 - 00:24
Acceso a la información y democracia Columnas
2020-09-29 - 00:17
+ -