facebook comscore
Fui víctima de la delincuencia

Fui víctima de la delincuencia

Columnas viernes 07 de agosto de 2020 - 01:36

Hoy lamentablemente paso a formar parte de las estadísticas de las personas que han sido víctimas de la delincuencia que manda en este país con total impunidad y bajo el cobijo de las autoridades que, para desgracia de los mexicanos, siguen recibiendo abrazos y besos mientras nosotros estamos vulnerables y con el máximo riesgo no solo de ser asaltados, extorsionados o asesinados.
En estas líneas quiero expresar mi coraje e indignación ante la benevolencia con que las autoridades tratan a los delincuentes, quienes sabiéndose “protegidos” por quienes constitucionalmente están obligados a garantizarnos la protección a nuestros bienes y vida van de un lado a otro afectando a las personas que, como yo, nos ganamos la vida trabajando honradamente.
El martes fui víctima de extorsión vía WhatsApp, en mi teléfono apareció un mensaje de un gran amigo mío, al menos eso creí al ver su rostro, diciéndome que uno de sus empleados había muerto a consecuencia del Covid-19, que debía cooperar en el funeral y en ese momento no tenía a su alcance su tarjeta para transferir dinero para el supuesto difunto.
No dudé un momento en apoyarlo, le dije que con mucho cariño le prestaba la cantidad que me pedía, me dio entonces el numero clabe de una cuenta en Banco Azteca, hice el movimiento y transferí tal cantidad. Minutos después me volvió a escribir diciéndome que el ataúd costaba más dinero, volví a transferir a la misma cuenta.
A la media hora de nuevo otro mensaje diciéndome que debía sacar el cuerpo del hospital y después el entierro y hasta las flores y la misa, dándome otro número de cuenta correspondiente a Bancomer. Mi supuesto amigo me hablaba y preguntaba cosas que me hicieron confiar en que era él, todavía por la noche me envió un mensaje agradeciéndome y prometiendo que el jueves me devolvería el dinero.
La sorpresa fue que el jueves por la mañana me escribe para decirme que necesitaba pagar el boleto de avión con destino a su estado, lo cual me hizo prender mis alertas e hice lo que debí haber hecho desde un principio, marcarle directamente y preguntarle. Mi amigo, había sufrido un asalto violento la semana pasada en la Ciudad de México y el delincuente le había quitado todas sus pertenecías con lo que logró robarle su identidad.
El delincuente abrió varias cuentas en Azteca y Bancomer para extorsionar a sus contactos, uno de ellos fui yo. Los bancos estimados lectores no están cumpliendo con los protocolos de seguridad en la apertura de cuentas, incluso en este caso puedo asegurarles que tienen cómplices al interior de las sucursales donde abrieron las cuentas.
Presenté la denuncia ante las autoridades correspondientes y alguna de ellas me dijo que también a uno de sus familiares le había pasado lo mismo y nunca recuperó el dinero, así que en pocas palabras la respuesta fue un ni modo, ya te tocaba.
Estoy hasta la madre de la impunidad…

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La famosa consulta (I) Columnas
2020-09-18 - 01:10
El avión presidencial Columnas
2020-09-18 - 00:49
Bien preocupados Columnas
2020-09-18 - 00:49
El Derecho Procesal Electoral Columnas
2020-09-18 - 00:48
Línea 13 Columnas
2020-09-18 - 00:39
Brasil y México: mucho que conmemorar Columnas
2020-09-18 - 00:29
+ -