facebook comscore
GEOGRAFÍA Y ELECCIONES

GEOGRAFÍA Y ELECCIONES

Columnas martes 01 de septiembre de 2020 - 00:45

Para que un voto “valga” igual que todos los demás, las reglas de las democracias modernas disponen mecanismos que tienden a alcanzar esa paridad, pues en realidad se trata de una aspiración de muy compleja consecución. Veamos.

Según nuestra Constitución, la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión se integra por 500 diputados federales. 200 electos según el principio de representación proporcional, mediante el sistema de listas regionales, votadas en circunscripciones plurinominales y 300 diputados más, electos cada uno en demarcaciones geográficas que se denominan distritos electorales. La propia Constitución dice que esos distritos electorales resultan de dividir la población total del país entre los 300 distritos señalados y que la distribución de los distritos entre las entidades federativas se hará teniendo en cuenta el último censo general de población, sin que en ningún caso la representación de un estado pueda ser menor de dos diputados de mayoría.
Ante estas instrucciones constitucionales, para lograr que cada voto “pese” igual que todos los demás, la conformación geográfica de dichas unidades electorales debe ser producto de un procedimiento técnico muy sofisticado que despliega en primera instancia personal especializado del INE, en desarrollo de ciertas premisas fundamentales o principios rectores que su órgano superior de dirección, el Consejo General, determina previamente y aprueba posteriormente en sesión pública. Además, a lo largo de todo el proceso concurren, opinan y proponen los partidos políticos nacionales.

Esa operación cartográfica, que el INE ya acometió exitosamente en 1996, 2006 y 2017, se llama distritación y los criterios sobre los que han discurrido esos ejercicios previos son algunos como estos: 1. Ningún distrito podrá comprender territorio de dos o más entidades federativas. 2. La distribución de los distritos se efectuará de norte a sur y de oeste a este, respetando en lo posible accidentes geográficos y obras viales de importancia, abarcando preferentemente, en forma completa, pueblos, barrios, colonias, comunidades indígenas integradas en base a aspectos socioculturales, etc.
3. Los distritos electorales que por su densidad poblacional deban comprender el territorio de más de un municipio, se constituirán preferentemente con municipios completos. 4. Deberá considerarse la infraestructura de vías de comunicación y los tiempos de traslado de las secciones electorales a la cabecera distrital que se establezca. 5. En la delimitación de los distritos electorales, se procurará obtener la mayor compacidad, que consiste en que el perímetro de los distritos adquiera una forma geométrica lo más cercana posible a un polígono regular.

Esto viene a cuento porque en su proyecto de presupuesto 2021, aprobado el pasado miércoles 26 de agosto, el INE está planeando realizar una nueva redistritación para las elecciones de 2024, que arrancaría, quizá, después de finalizado esos procesos electorales federal y locales concurrentes del año que entra. Lo veremos, pues es un tema más importante de lo que parece y hay que seguirlo.

gsergioj@gmail.com
@ElConsultor2

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Renata Zarazúa: Esperanza del tenis mexicano Columnas
2020-09-29 - 10:19
Línea 13 Columnas
2020-09-29 - 00:59
Tiraditos Columnas
2020-09-29 - 00:56
La mejor salida para Morena Columnas
2020-09-29 - 00:56
ELECTRICIDAD NACIONAL: 60 AÑOS Columnas
2020-09-29 - 00:24
Acceso a la información y democracia Columnas
2020-09-29 - 00:17
+ -