facebook comscore
Gasolina mexicana… pero hay que importarla

Gasolina mexicana… pero hay que importarla

Columnas jueves 27 de mayo de 2021 -

Existen hechos cotidianos que surgen y mueren, así de efímeros y fugaces, pero hay otros capaces de revolucionar las vidas de todo un país y hasta las del mundo completo. En medio están los que tienen la etiqueta de conflicto, para el olvido, negativos, golpeadores, reprochables, ilógicos y hasta hilarantes, entre muchos otros adjetivos que solo resultan en desconocimiento.

La compra de la refinería texana de Shell por parte del Gobierno federal, a través de Pemex, es uno de esos que deben ser desmenuzados, analizados y trasparentados para precisamente evitar su olvido y opacidad. Porque además de nuestros recursos, va en juego el futuro del medio ambiente y el de las pocas reservas que se tienen para verdaderas emergencias, entre otras muchas aristas que adquire México al hacerse socio de anglo-neerlandesa Shell.

Justo ayer que el Diario Oficial de la Federación publicó la suspensión de la nueva Ley de Hidrocarburos, cuya principal herramienta era la posibilidad del Gobierno de expropiar la infraestructura de los privados que invirtieron para generar y traer nuevas energías al país si así lo consideraba necesario, se destapa la maquinada compra de la refinería, que se llevó en secreto, y las “letras chiquitas” comienzan hacerse grandes.

Durante su campaña presidencial y en los primeros meses al frente de la administración, Andrés Manuel López Obrador manifestó su decisión de reconvertir las seis refinerías con las que cuenta México (Minatitlán, Salamanca, Cadereyta, Madero, Salina Cruz y Tula) para que operen a mayor capacidad pues ahora lo hacen, promedio, a menos del 50%, y también prometió que se tendrían por lo menos tres más.

Deep Park y Dos Bocas, dos de tres

En medio de una nueva dirección en el mundo y el Acuerdo de París para combatir el cambio climático que exige a gobiernos y empresas emitir menos intoxicante dióxido de carbono a la atmósfera, como el que emiten las combustiones de las gasolinas y diésel.

Pemex con Deer Park, en Houston, Texas, y la nueva refinería Dos Bocas, Tabasco, que dicen estará en operación en 2023, se prepara para todo lo contrario, aumentar la producción de la energía derivada de hidrocarburos.

“¿Cuánto nos costó el otro 50 por ciento de las acciones, para que los mexicanos seamos dueños? nos costó 600 millones de dólares. Estamos hablando de alrededor de 12 mil millones de pesos, no crédito, no deuda”, presumió el mandatario al hacer el anuncio.

Le faltó decir que a esos 12 mil millones de pesos hay que agregar la deuda que se adquire con la compra de la mitad de las acciones de la refinería Shell que suma 980 millones de dólares y que a partes iguales le tocarían con el tipo de cambio de 20 pesos por dólar, como lo hizo el Ejecutivo, unos 9,800 millones de pesos… más los gastos derivados de la operación.
Solo así se justifica que busque quedarse con reservas destinadas para Banobras por 30,000 millones de pesos para llevar a “buen” termino la compra de la refinería texana cuya primera piedra se colocó hace 100 años y suma ya una decena de renovaciones.

Piden a Shell reducir su huella de carbono

La promesa de campaña, perdón, ahora sí de Gobierno, es ser autosuficientes en gasolina y diésel a finales de 2023, producir con las seis refinerías reconvertidas, Deer Park y Dos Bocas un millón 362 mil barriles diarios de combustibles.

Con esto, dice AMLO, México será autosuficiente y “no habrá aumentos en los precios de los combustibles”. Sin que sea cosa mia, pero lo repito, el precio de estos lo define el mercado internacional, y otro “pequeño” detalle el costo quizá sea mayor, pues al producir en Texas, los combustibles tendrán que atravesar la frontera para llegar al país y por ende pagar los costos obligados de importación. ¿Un círculo vicioso?
Lo bueno, Dos Bocas costará poco más de 9 mil millones de dólares y aún falta probarla, operarla y producir, Deer Park es una refinería probada que opera al 90% de capacidad… Se me agotaron los puntos positivos.

Seguimos con los negritos en el arroz. Falta que la autoridades reguladoras aprueben la compra y que Shell justifique quedarse con el 50% de la propiedad ante la orden de un tribunal de los Países Bajos de adherirse al Acuerdo Climático de París y bajar de forma más acelerada sus emisiones con una reducción neta del 45% en 2030.

La autoridad decidió que Royal Dutch Shell tiene una responsabilidad directa en la lucha contra el cambio climático, incluido a través de sus políticas empresariales y le ordena buscar relaciones con los consumidores que reduzcan las emisiones de CO2… ¿Otro círculo infinito?

Mañana nos escuchamos en la primera emisión del podcast Mesa de Negocios en ContraRéplica, será divertido platicar como lo hacemos entre amigos.


No te pierdas la noticias más relevantes en google noticias

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Inmunizar a niños Columnas
2021-10-18 - 01:00
Una película de policías Columnas
2021-10-18 - 01:00
Poderes sin monopolio Columnas
2021-10-18 - 01:00
PENSAR LA BARBARIE Columnas
2021-10-18 - 01:00
Amor y sociedad Columnas
2021-10-18 - 01:00
LAS REDADAS DE ICE SEGUIRÁN Columnas
2021-10-18 - 01:00
TIRADITOS Columnas
2021-10-18 - 01:00
Elecciones locales 2022 Columnas
2021-10-15 - 01:00
Línea 13 - 15 de octubre Columnas
2021-10-15 - 01:04
Musicología por @RenegadoInt Columnas
2021-10-15 - 01:00
TIRADITOS Columnas
2021-10-15 - 01:00
El PRI crece o desaparece Columnas
2021-10-15 - 01:00
El montaje de Lozoya Columnas
2021-10-15 - 01:00
Dependencia a las redes sociales Columnas
2021-10-15 - 01:00
Reforma eléctrica: la forma y el fondo Columnas
2021-10-15 - 01:00
+ -