facebook comscore
Guanajuato, ¿dónde la vida no vale nada?

Guanajuato, ¿dónde la vida no vale nada?

Columnas lunes 22 de agosto de 2022 -

En los últimos días en varias ciudades de Guanajuato se han registrado una serie de eventos altamente violentos llevados a cabo por organizaciones delictivas (mal llamados “cárteles de la droga”). Sumados al alto número de homicidios dolosos que se reportan en todo el estado, así como de otros delitos de alto impacto (robos en diferentes modalidades, extorsiones, secuestros, etc.), la entidad parece estar sumergida en un tobogán de violencia y criminalidad. ¿Qué llevo a una de las entidades considerada entre las más pacíficas a convertirse en uno de los estados más violentos del país?

Si bien en Guanajuato ha habido registros de grupos delictivos vinculado a tráfico de sustancias ilegales, y especialmente a robo de hidrocarburos desde hace bastante tiempo, es en años recientes que los homicidios se han disparado y sobre todo, el accionar cada vez más violento de estos grupos. Una de las razones que explica esta dinámica es que organizaciones delictivas transnacionales (como la organización de Sinaloa y el CJNG) que cuentan con mayor fuerza de fuego llegaron a “pelear y ganarle la plaza” a grupos delictivos locales.
El que estas organizaciones hayan llegado a “imponer su ley” supone un problema dado que las bandas locales que se dedicaban a este tipo de actividades ilegales no iban a dejar sus negocios ilícitos, por lo que empezaron una carrera armamentista para “defender su territorio”. Eventualmente, esas “pequeñas bandas locales” se convirtieron en grupos con mayor capacidad de fuego. Así que si en algún punto el gobierno estatal y federal, tenían un problema de incidencia delictiva “controlada”, al llegar otro grupo delictivo e iniciar una “guerra” por el control de negocios tan lucrativos, los homicidios dolosos y los niveles de violencia se incrementaron exponencialmente.

La problemática de violencia que se vive no podría entenderse sin la (in)acción de las estrategias de seguridad tanto federales, como estatales. A pesar de que Guanajuato cuenta con una de las policías estatales más reconocidas y con un andamiaje institucional sólido, no hay resultados. La estrategia “Escudo” que fue implementada entre 2012 y 2018 no tuvo resultados aceptables, por el contrario, es a partir de finales de 2017 que los homicidios empiezan a crecer. Respecto a la estrategia que ha implementado el gobierno actual (en caso de que haya una), tampoco ha dado soluciones, de hecho, el estado cada vez se ve más rebasado. Aunado a que desde la Federación todo se quiere arreglar a base de reuniones a las 6 a.m., militarizar la seguridad pública, abrazos o regalando libros, no parece que la situación vaya a cambiar en el corto plazo.

A pesar de que Guanajuato sigue siendo un polo de atracción de inversiones y con relativa estabilidad política, las organizaciones delictivas siguen incrementado sus actividades ilegales y las políticas de seguridad han sido poco exitosas en contener su crecimiento. Los guanajuatenses siguen perdiendo la confianza en sus instituciones locales y federales. La falta de resultados de la estrategia federal y estatal, así como potenciales colusiones de gobiernos locales con organizaciones delictivas han hecho que los guanajuatenses vean como su ciudad se ve envuelta en un espiral de violencia y que sea acechada por un futuro poco promisorio
Termino con un par de datos que nos hablan de la magnitud del problema que enfrenta Guanajuato.

Entre abril del 2021 a marzo de 2022 en León se registraron 687 homicidios dolosos (39.9 por cada 100 mil habitantes), en el mismo periodo, en Inglaterra y Gales se registraron 710 homicidios (11.9 por cada 100 mil habitantes). Es decir, una ciudad de casi 1.8 millones de habitantes tiene una tasa de homicidios tres veces más grande que un par de países con 59.5 millones de habitantes.

Entre enero 2015 a diciembre 2017 en todo el estado de Guanajuato se registraron 2,894 homicidios. Entre julio de 2020 a julio de 2021 se reportaron 2,851. Es decir, en 12 meses hubo casi la misma cantidad que lo que fue reportado en 3 años que son considerados como un periodo pacífico y de relativa estabilidad.
Tal vez José Alfredo tenía razón… “Allá en mi León, Guanajuato (y en todo el estado), la vida no vale nada”.

José Luis Hernández-Ramírez
Candidato a Doctor en Security and Crime Science por University College London
@JoseLuis_Hndz


No te pierdas la noticias más relevantes en instagram

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
El Metro en la mira conservadora. Columnas
2022-10-04 - 01:00
4T, 4to Informe y el 4 político de Sheinbaum Columnas
2022-10-04 - 01:00
UNA APUESTA POR LA SALUD Columnas
2022-10-04 - 01:00
PACIC 2, ACUERDO VERBAL Columnas
2022-10-04 - 01:00
Hackers y elecciones Columnas
2022-10-04 - 01:00
La ciberseguridad es nuestra responsabilidad Columnas
2022-10-04 - 01:00
Línea 13. Columnas
2022-10-04 - 01:00
La mejor victoria de Columnas
2022-10-03 - 13:32
Línea 13. Columnas
2022-10-03 - 08:28
Tiraditos Columnas
2022-10-03 - 07:52
Una morena para Morena Columnas
2022-10-03 - 01:00
+ -