facebook comscore
Ingrid Escamilla

Ingrid Escamilla

Columnas miércoles 12 de febrero de 2020 - 01:31

En solidaridad con su familia
El feminicidio de Ingrid Escamilla con todo el dolo y la saña a manos de quien era su pareja sentimental, y la exhibición de las fotografías de su cuerpo es reflejo de la dolencia de México: una creciente violencia, del maltrato sistemático a las mujeres de todas las edades y de las malas autoridades que nos tienen en sus manos.
Dicen los que poco saben de este delito, los que por fortuna no han tenido entre sus seres queridos a una víctima de esta infamia, que debe de haber igualdad en el trato a todos los homicidios, entre ellos los de las mujeres; pero desconocen de una situación fundamental en estos hechos, y es que el agresor era casi siempre, un conocido de la víctima, una persona con quién mantenía un vínculo.
Lamentablemente en la mayoría de los casos, se trató de una pareja o ex pareja. Una persona que en momento tuvo algún sentimiento por una mujer que luego terminó asesinando, quitándole el mayor bien qué tiene un ser humano: la vida.
En los feminicidios la muerte no se da a manos de un desconocido, por un accidente o una imprudencia. No, es un acto deliberado con toda la intención de aniquilar a esa persona por ser mujer, por saber que es más débil en fuerza física, en un sometimiento a su persona y voluntad.
En estos casos los hombres se sienten dueños de esa mujer, de esa vida, por lo que es urgente un cambio en la aplicación de la justicia. Sanciones fuertes, contundentes, que sean ejemplo para los otros, pero lamentablemente la filtración de las fotografías del cadáver de Ingrid, nos reflejan el atraso en los agentes de investigación y ministeriales, e inclusos de quienes las publican y las comparten.
La falta de empatía y el morbo podrán ser reprochables para el ciudadano común que está en su libertad de ver lo que quiera, pero sería deseable que además fuera acompañado de una reflexión del rumbo que ha tomado la creciente y cada vez más terrible violencia al género femenino en nuestro pais, al fin y al cabo ¿quién no tiene una mujer en su familia?
Pero tratándose de servidores públicos es un delito no resguardar esas imágenes, y esto solo nos refiere de qué clase de investigadores y agentes ministeriales llevan estos casos, y muchos otros. No generalizo pues habrá algunos que sean diferentes, que sus cursos de derechos humanos, de visión de género, de ética, de debido proceso, de cadena de custodia a pruebas y evidencias, y otros más que de manera obligatoria reciben, sí forman parte de su labor y de su ser, pero por desgracia vemos que muchos otros son malos servidores públicos y personas.
Ese demonio que dijo el feminicida de Ingrid se le metió a la hora de aniquilarla, es el mismo que muchos otros traen dentro, que obtuvieron de una educación machista y de la falta de respeto a las mujeres, pero sobre todos a la maldita impunidad.



Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Contadores de historias Columnas
2020-02-17 - 22:17
La relección de Almagro Columnas
2020-02-17 - 22:11
Su amigo el fracaso Columnas
2020-02-17 - 01:47
Tiraditos Columnas
2020-02-17 - 01:43
+ -