facebook comscore
La masacre de El Paso será un crimen de odio contra mexicanos

La masacre de El Paso será un crimen de odio contra mexicanos

Columnas viernes 07 de febrero de 2020 - 01:32

Ayer el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ) anunció que imputará 90 cargos penales federales a Patrick Crusius, perpetrador de la matanza que dejó 22 personas muertas en un Walmart de El Paso, Texas, entre ellas, 8 mexicanos y varios heridos.
Esta decisión de la justicia estadounidense es una buena noticia para las familias de las víctimas y para México, ya que las imputaciones son por “crímenes de odio”, es decir, se trata de un reconocimiento de que las acciones de Crusius fueron motivadas por un odio racial contra los mexicanos, lo cual es muy relevante en estos tiempos en que la comunidad mexicana se siente más vulnerable ante el aumento de la retórica antiinmigrante y racista promovida desde las más altas esferas del poder.
En algún momento se sugirió que la extradición del perpetrador a México podría ser la mejor vía. Sin embargo, ese camino resultaría cuesta arriba y no permitiría analizar el elemento del odio. Aunque nuestro Código Penal Federal permite enjuiciar a un extranjero por delitos cometidos contra mexicanos en el extranjero cuando “no haya sido juzgado definitivamente”, esto sólo es posilble mediante la extradición y ésta, invariablemente, requiere que haya una orden de aprehensión de un juez mexicano.
Un juez no emitirá una orden si no tiene los elementos que acrediten la probable responsabilidad del acusado. Como los hechos ocurrieron en Estados Unidos, toda la evidencia se encuentra en ese país, por lo que la Fiscalía General de la República tendría que solicitar la información al DOJ por medio del Tratado de Asistencia Jurídica Mutua. Considerando que el caso está activo en Estados Unidos, probablemente sería difícil obtener la información de manera expedita. Aún si se consiguiera la evidencia, la FGR se enfrentaría al hecho de qué delito imputar. En algún momento se mencionó terrorismo. Sin embargo, nuestro código penal exige que la conducta sea “para atentar contra la seguridad nacional o presionar a la autoridad o a un particular, u obligar a éste para que tome una determinación”, por lo tanto, se tendría que argumentar al juez mexicano que la conducta del perpetrador estaba encaminada a presionar a autoridades o personas para crear “división racial”, deportación de migrantes u otras acciones de violencia, como lo plasma el perpetrador en su manifiesto.
Aún si la FGR prevaleciera y el juez emitiera la orden de aprehensión, el terrorismo, a diferencia del terrorismo internacional, no está tipificado en Estados Unidos, por lo que, conforme a las reglas del tratado bilateral de extradición, no se cumpliría el requisito de que el delito sea penado en ambos países; por tanto no abría extradición.
Por ello, es muy importante que el DOJ haya decidio imputar crímenes de odio. No se trata de simples homicidios, éstos fueron resultado del odio contra los mexicanos. De encontrarse culpable el perpetrador, será una justicia también para México.


Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-11-23 - 01:05
Sobre el outsourcing Columnas
2020-11-23 - 01:05
Detención, liberación y lecciones Columnas
2020-11-23 - 00:53
Camas vacías, panteones saturados Columnas
2020-11-23 - 00:52
Las terribles consecuencias del Covid Columnas
2020-11-23 - 00:44
Derecho penal ¿en extinción? Columnas
2020-11-23 - 00:43
+ -