facebook comscore
La oposición soñada.

La oposición soñada.

Columnas lunes 05 de octubre de 2020 - 00:35

Por Alejandro Pérez Corzo

Empiezo por definirme. Usaré la primera persona del plural, nosotros, siguiendo la metodología presidencial de que aquel que no lo apoya con lealtad ciega se le opone. Además, en diferentes capacidades y circunstancias, como esta columna, he participado en la esfera de lo público toda mi vida adulta y no soy votante de Morena, luego entonces, soy oposición.

Aclarado el punto, afirmo que el Presidente López Obrador ha bordado con maestría la oposición soñada. Una que discute sólo lo que él hace, reacciona a lo que él dice y que auto realiza profecías como la existencia de un fantástico monstruo llamado PRIAN, que antes sólo habitaba en el mito fundacional del Obradorismo y que hoy ya, en la realidad, respira y goza de cabal salud.

Nos trae como chamacos en fiesta infantil tratando de ganar una pistola de agua siguiendo las instrucciones del payaso que grita, atrás, adelante, atrás, hasta que alguien se equivoca y pierde.

Algunos hemos tenido el privilegio de tener a alguien que con paciencia desinteresada nos va quitando lo tarugos, un mentor pues. El mío fue Moisés Teliz que, entre muchas otras cosas, me enseñó que no hay que tomar la palabra si no se tiene algo importante que decir. Tengo seguridad de que eso se traslada a la discusión pública.

¿Deberíamos seguir haciendo catarsis en redes sociales y en espacios de opinión sobre el aeropuerto, el tren, la refinería y la ocurrencia de la semana? O deberíamos mejor terminar de entender porqué más de 30 millones de personas nos despidieron y hablar de eso, de la contrición primero y del futuro después.

Por supuesto que ser oposición implica denunciar, pero con consecuencias y estrategia.

Seguimos señalando con gran aire de superioridad que el Presidente y su Gobierno no saben de economía y no entienden el Derecho, como si la gente los hubiera contratado por y para eso.

Salgamos a la calle, como sí hizo el Obradorismo durante 12 años, y preocupémonos porque primero en el barrio, las calles no tengan baches, las luminarias alumbren, los policías protejan y los médicos curen, y ahí, entendiendo de cerca los problemas de nuestros vecinos, construyamos soluciones mejores y fijemos posición pública en torno a ellas.

Cada vez que desde los espacios de opinión y la redes y no desde la calle y las causas cotidianas, alzamos la voz, se fortalece la tramposa narrativa de que sólo queremos recuperar imaginarios privilegios perdidos.

Nuestras causas deben ser las de la gente en primer lugar y los errores del Gobierno, que los hay muchos y muy graves, después. Pero, insisto, con estrategia y consecuencias.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La victoria legal de un tuitero Columnas
2020-11-25 - 01:24
Diputados con o sin licencia Columnas
2020-11-25 - 01:10
Esto debes hacer si quieres ser candidatx Columnas
2020-11-25 - 01:08
También es violencia de género Columnas
2020-11-25 - 01:07
Ya vienen los peregrinos Columnas
2020-11-25 - 01:01
+ -