facebook comscore
Las alcaldesas y alcaldes de México mejor evaluados

Las alcaldesas y alcaldes de México mejor evaluados

Columnas viernes 17 de diciembre de 2021 -

En este mes, la casa encuestadora Mitofsky realizó un sondeo de opinión sobre la aprobación ciudadana de cien alcaldesas y alcaldes de México.
En dicho estudio se ubica como las alcaldesas mejor evaluadas a las siguientes: 1. Monserrat Caballero Ramírez, Tijuana, Baja California, 59.3; 2. Norma Alicia Bustamante Martínez, Mexicali, Baja California, 59.0; 3. Mariela Gutiérrez Escalante, Tecámac, México, 58.7; 4. Patricia Grado Falcón, San Pedro, Coahuila, 58.5; y 5. María Eugenia Torres Pérez Tejada, Huixquilucan, México, 55.7.
En cuanto los alcaldes, los mejor evaluados son: 1. Manolo Jiménez Salinas, Saltillo, Coahuila, 71.4; 2. Jesús Antonio Nader Nasrallah, Tampico, Tamaulipas, 70.1; 3. Santiago Taboada Cortina, Benito Juárez, Ciudad de México, 69.9; 4. Julio Iván Long Hernández, San Juan de Sabinas, Coahuila, 68.1; 5. Jonathan Ávalos Rodríguez, Francisco I. Madero, Coahuila, 65.9; 6. Renán Barrera Concha, Mérida, Yucatán, 65.0; 7. Armando Ayala Robles, Ensenada, Baja California. 64.4; 8. José María Morales Padilla, Ramos Arizpe, Coahuila, 63.2; 9. Luis Guillermo Benítez Torres, Mazatlán, Sinaloa, 61.7; y 10. Juan Ángel Flores Bustamante, Jojutla, Morelos, 61.6.

En cuanto a la aprobación promedio de los municipios por partido político, se advierte que MORENA cuenta con 51 municipios evaluados, el PAN con 27, el PRI con 14, MC con 4, y PRD con 4.
En el PAN destacan: 1. Jesús Antonio Nader Nasrallah, Tampico, Tamaulipas, 70.1; 2. Santiago Taboada Cortina, Benito Juárez, Ciudad de México, 69.9; 3. Julio Iván Long Hernández, San Juan de Sabinas, Coahuila 68.1; 4. Renán Barrera Concha, Mérida, Yucatán, 65.0; y 5. Jesús Alfredo Paredes López, Monclova, Coahuila, 61.1.

Enel PRI sobresalen: 1. Manolo Jiménez Salinas, Saltillo, Coahuila, 71.4; 2. José María Morales Padilla, Ramos Arizpe, Coahuila; 63.2; 3. César Garza Villarreal, Apodaca, Nuevo León, 60.2; 4. Adrián Rubalcava Suárez, Cuajimalpa de Morelos, Ciudad de México, 59.9; y 5. Igor Fidel Roji López, Orizaba, Veracruz, 57.1

Por MORENA puntean: 1. Jonathan Ávalos Rodríguez, Francisco I. Madero, Coahuila, 65.9; 2. Armando Ayala Robles, Ensenada, Baja California, 64.4; 3. Luis Guillermo Benítez Torres, Mazatlán, Sinaloa, 61.7; 4. Juan Ángel Flores Bustamante, Jojutla, Morelos, 61.6; y 5. Jorge Alfredo Corichi Fragoso, Tlaxcala, Tlaxcala 60.6.

Un dato interesante es que, dentro de los diez mejores alcaldes del país: 2 son del PRI, 4 del PAN, y 4 de MORENA; y, por parte de las alcaldesas: 2 son del PAN y 3 de MORENA.

El estudio es importante porque nos permite tener una visión sobre la manera en que la población califica a los gobiernos municipales de cara a los procesos electorales locales de 2022, por lo cual, debe ser un llamado de atención para todos los partidos políticos a efecto de mejorar en aquellos municipios donde la pobreza, la corrupción y la inseguridad son el pan nuestro de cada día; es decir, en casi todos. Ahí les dejo la mosca en la oreja.

Plancha de quite: “Un estado es gobernado mejor por un hombre bueno que por unas buenas leyes” Aristóteles.

No te pierdas la noticias más relevantes en twitter

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Que las escuelas se mantengan abiertas Columnas
2022-01-19 - 01:00
Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del  su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento.  Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras.  Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer.  El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo Columnas

Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento. Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras. Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer. El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo

2022-01-19 - 01:00
Sobre aviones, 5G y la compra Activision Columnas
2022-01-19 - 01:00
¿Cripto qué? Israel González Delgado Columnas
2022-01-19 - 01:00
Perfil del relevo de Lorenzo Columnas
2022-01-19 - 01:00
Italia, leyes y jueces contra la mafia Columnas
2022-01-19 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-01-19 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-01-19 - 01:00
Repensar los partidos políticos Columnas
2022-01-18 - 14:54
El discurso de odio de la oposición Columnas
2022-01-18 - 01:00
La batalla por la Revocación, una crónica Columnas
2022-01-18 - 01:00
+ -