facebook comscore
Las trampas de Alejandro Magallanes

Las trampas de Alejandro Magallanes

Columnas miércoles 29 de abril de 2020 - 01:15

Dentro de la taxonomía de lectores que proponía Macedonio Fernández estaba el “Lector Mínimo” o “Lector de Vidriera”; aquel lector que se conformaba con leer los títulos exhibidos en las mesas de novedades o en las estanterías de una librería, sin jamás intentar investigar qué era ese bulto paginado que seguía a la portada. Para atentar contra este tipo de lectura, Macedonio sugería crear un género que tornara a estos “Lectores Noconseguidos” en “Lectores Alcanzados”: los Títulos-Texto o Tapas-Libro o Títulos-Obra.
Aunque la propuesta de Macedonio sin duda ayudaría a la mayor circulación de los textos, un artista, lejano al puerto de Buenos Aires, ideó otra forma para que los Lectores Mínimos leyeran lo que hay detrás de las portadas: creó las “Tapas-Trampa”, también conocidas por la Academia como “Primera Falsa de Forros-Epígrafe”.
Esta propuesta, fraguada por Alejandro Magallanes para Editorial Almadía, era sencilla pero ingeniosa: todas las portadas de libro deben estar antecedidas por llamativas camisas o forros que esconden la verdadera tapa; de esta forma, el Lector Noconseguido tendrá que pasar la camisa para poder ver la portada y asegurarse de completar su lectura. Pero al haber traspasado ya esa falsa portada habría atentado contra su lectura usual y se vería en la penosa necesidad de llevarse el libro a casa para salvaguardar la integridad de otro Lector de Vidriera, o bien para investigar si hay más tapas falsas en ese ejemplar. Así los lectores Noconseguidos se volvieron Lectores Alcanzados para Almadía.
Pero aún hay más, estas camisas fueron también pensadas para aquellos Lectores de Libros Completos —ya sean Lectores Seguidos, Salteados o de Desenlaces—; pues su diseño funciona como un epígrafe a la obra, una clave de lectura. La camisa y la verdadera tapa dialogan entre sí y con la pregunta central del texto, juegan con el misterio que todo libro esconde tras la portada.
No contento con todo lo anterior, Magallanes —como si se tratara de su homónimo en otros puertos y tiempos— propone con sus camisas la circunnavegación del libro. Sugiere un sistema de coordenadas en la solapa de la “Cuarta Falsa de Forros-Epígrafe” para invitar a los Lectores de Contratapas a embarcarse sin peligro a perderse: un separador. Artefacto de navegación que los Lectores Seguidos también agradecerán, y que servirá a los Lectores Salteados a apaciguar su culpa y sentir que son Seguidos. No cabe duda de que Alejandro Magallanes es un agudo Lector-Artista.


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Contenido patrocinado
Notas Relacionadas
La próxima sorpresa ciudadana Columnas
2020-10-28 - 13:37
Margarita y Felipe sin partido para el 2024 Columnas
2020-10-28 - 13:36
Tiraditos Columnas
2020-10-28 - 00:54
La Alianza Federalista. Columnas
2020-10-28 - 00:38
Presupuesto a favor de las personas Columnas
2020-10-28 - 00:33
+ -