facebook comscore
Liberales vs. conservadores

Liberales vs. conservadores

Columnas lunes 15 de junio de 2020 - 01:59

La actividad política de gran parte del Siglo XIX en México, estuvo marcada por la lucha encarnizada entre "federalistas" y "centralistas".
Los primeros pugnaban porque nuestro país se constituyera como un estado federal, a imagen y semejanza de nuestro vecino del norte (a pesar de que antes de la independencia, éramos un solo ente centralizado denominado Virreinato de la Nueva España y no había estados o colonias separadas que unir en una Federación).
Por su parte, los centralistas desechaban la idea del estado federal y proponían continuar con nuestro legado histórico centralista, como un estado unitario.
Dicha pugna tenía sentido en la construcción del incipiente estado mexicano, recién constituido como nación independiente.
La lucha, sin embargo, se prolongó durante años, y la definición del estado federal o unitario no era la única disputa ideológica.
Los federalistas se consideraban "liberales" mientras que los centralistas eran identificados como "conservadores."
Durante el breve periodo en que los centralistas tuvieron el control político, se suprimió el estado federal (1836-1847) y se dictaron las "siete leyes constitucionales", que contemplaban además un curioso sistema no jurisdiccional de control constitucional, en manos del "Supremo Poder Conservador."
Los liberales tenían también una visión centrada en el ejercicio de los derechos y libertades individuales, siguiendo las corrientes de la época (no existían aún los derechos sociales).
En la actualidad, parecería estar reeditandose aquella vieja disputa en el plano de la política nacional; pero ¿qué implicaría ser "conservador" hoy en día? Un conservador buscaría conservar o mantener el estado de cosas (statu quo).
Ante la premisa de que el statu quo ha cambiado, con la autodenominada "Cuarta Transformación", el "conservador" no podría buscar conservar algo que ya no existe. En todo caso, el "conservadurismo" implicaría "restauracionismo", es decir, lo contrario al cambio sería la restauración de un régimen o un estado de cosas anterior.
Por lo tanto, no podría calificarse de conservador a quien se opone a un régimen "transformador", que ya se ha instalado, hipotéticamente.
Antes que nada, sería importante saber si realmente estamos hoy, frente a una nueva disputa entre liberales y conservadores.
Las tendencias progresistas actuales, no pueden ser calificadas de liberales; incluso, el actual régimen se ha manifestado contra el modelo de estado liberal (neoliberalismo).
El progresismo moderno pugna por los derechos colectivos, el estado de bienestar y la justicia social; elementos que no son propios del liberalismo.
Es importante entonces preguntarnos ¿No deberíamos ya superar esa dicotomía decimonónica? ¿Será realmente aplicable a la actual sociedad mexicana?
Flor de loto: El pasado nos brinda la certeza de lo conocido. El futuro siempre es incierto e inevitable. Hay quienes prefieren vivir atados al pasado, y no con "esperanza de futuro". Un futuro que hay que construir todos los días, en medio de la incertidumbre.

Especialista en Derecho Constitucional
y derechos humanos


Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Representantes populares de tiempo completo Columnas
2020-12-04 - 01:24
Fortalecer a las instituciones electorales Columnas
2020-12-04 - 01:07
NINGUNA PERSONA ES ESPECIAL Columnas
2020-12-04 - 01:06
Desactivación de colectivos Columnas
2020-12-04 - 01:05
+ -