facebook comscore
Los gobernadores ganan, por ahora

Los gobernadores ganan, por ahora

Columnas martes 14 de abril de 2020 - 00:10

El presidente Andrés Manuel López Obrador no acepta que los gobernadores son libres y soberanos, incluidos los de su partido; pero tampoco algunos de los gobernadores admiten que la soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Y es voluntad del pueblo constituirse en una República Federal.

La historia de México es centralista y de imposición nacional sobre lo local. Con fuertes vaivenes durante el siglo XIX, en un país convulsionado por la pugna entre liberales y conservadores, y por invasiones extranjeras.

Había terratenientes tan grandes e importantes que incidían en estados completos y que aspiraron a dirigir todo el país. Tenían tierras, ganado, dinero y hasta sus propios ejércitos. Jugaron un papel fundamental en la Revolución, hicieron alianzas, traicionaron, se camuflaron, siempre buscando sobrevivir y mantener su statu quo.

Con el nacimiento del Partido Nacional Revolucionario (PNR) en 1929, los vencedores de la Revolución quisieron disciplinar a los caciques y a sus partidos locales, ayudando con esto a disminuir los levantamientos armados de liderazgos estatales que se atrevían a retar al Presidente de la República.

Después, con el Partido de la Revolución Mexicana (PRM), Lázaro Cárdenas logró la inclusión de los sectores obrero, militar, campesino y popular; al mismo tiempo y para librarse de la influencia callista, Cárdenas tuvo que dar manotazo en la mesa y quitar a muchos gobernadores que no se alinearon al centro y al cardenismo.

Finalmente, el PRI le dio legitimidad y orden a la sucesión presidencial, basado en una competencia electoral simulada e inequitativa, pero con caciques alineados a los dictados del Presidente de la República en turno.

Así pasaron más de 150 años desde la independencia de México, hasta el nacimiento de los dos estados más jóvenes de la República, Baja California Sur y Quintana Roo, en 1974.

A partir de la llegada de la transición democrática de finales del siglo XX y lo que llevamos del XXI, los gobernadores han pasado a ser una suerte de administradores de su territorio, sin verdadero poder que represente un reto a la federación.

Se han conformado con alinearse al Presidente en turno o ejercer su derecho al pataleo, para obtener beneficios económicos y políticos. Los presidentes estaban dispuestos a pagar el precio de la tranquilidad, otorgando presupuesto, obras, victorias electorales, lo que fuera necesario para llevar la fiesta en paz.

El Presidente López Obrador en cambio, trata a los gobernadores de su partido como mera extensión de su gabinete y a los de oposición los cuida en los eventos y reuniones públicas, pero les cierra la llave de los recursos, les detiene los proyectos, les impone los procedimientos y formas de hacer las cosas.

La lentitud con la que fluyen durante esta pandemia los recursos, los insumos, los apoyos, la información y las autorizaciones, ha causado que algunos gobernadores como Enrique Alfaro, de Jalisco; Miguel Riquelme, de Coahuila; Francisco García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas, y Jaime Rodríguez, de Nuevo León salieran a decir basta.

Los gobernadores de Movimiento Ciudadano, PRI, PAN e independiente, respectivamente, son solo la punta del iceberg, son muchos los gobernadores inconformes, pero no se asoman por miedo a las represalias

Las herramientas que tiene el presidente para alinear a los inconformes son variadas y eficaces. Pero ¿estará dispuesto a usarlas o en su lugar, le apostará al diálogo y a implementar una operación cicatriz con su alfil Marcelo Ebrard?

La primera opción no es viable en estos momentos de crisis, pero puede tenerla lista para el siguiente año. El segundo escenario es menos costoso, aunque solo le hará ganar tiempo, suficiente para salir de la emergencia sanitaria por el Covid-19. Tendrá que ceder en algunos temas, migajas del presupuesto federal, nada que no pueda ceder por ahora; pero no será para siempre.

*Especialista en Ciencia Política y Gobierno.
avilezraul@hotmail.com

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Detractores de AMLO: ¿Desesperados? Columnas
2020-06-01 - 01:36
Lo bueno de la pandemia Columnas
2020-06-01 - 01:25
Los límites de la diversidad  Columnas
2020-06-01 - 01:19
Tensiones profundas en la resistencia Columnas
2020-06-01 - 01:17
+ -