facebook comscore
Megamarcha, fiesta de la democracia

Megamarcha, fiesta de la democracia

Columnas lunes 28 de noviembre de 2022 -

Para muchos, la marcha convocada por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, es una forma de medir fuerzas, en contraparte a la movilización registrada el pasado 13 de noviembre, organizada por supuestos ciudadanos y autollamados representantes de la sociedad civil, pero donde abundaron personajes de la vida política que hoy son oposición. Sin embargo, a nadie debe extrañar la convocatoria hecha por el Ejecutivo Federal, las movilizaciones a lo largo de nuestra historia se han generado como una propuesta tradicional de la izquierda en el mundo entero.


Las movilizaciones para tomar las calles en nuestro país han sido históricamente la forma en que la izquierda mexicana ha manifestado su reclamo social; pero, también las movilizaciones de la izquierda mexicana son para conmemorar o festejar los triunfos democráticos. 

O ¿acaso la derecha se podrá adjudicar las históricas movilizaciones que se realizan el 2 de Octubre como consecuencia del genocidio de un gobierno en contra de estudiantes en 1968, o el reclamo reiterado de padres y familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa, y Acteal, y el Halconazo de 1971?

Esas movilizaciones son simple y llanamente para tener contacto con el pueblo o como se dice en la izquierda, para aquellos que llevan su lucha para obtener justica social a “pie-tierra”, “al ras del piso”, que a “golpe de calcetín” han buscado y alcanzado la construcción y consolidación de una patria más justa, equitativa y democrática.

Entonces, a nadie debe sorprender que un presidente emanado de la izquierda convoque a una movilización tradicional de izquierda. Nadie con más autoridad moral para hacerlo, nadie con más obligación para proponerlo. Y máxime si ese presidente, como es el caso de López Obrador, goza del aprecio de la mayoría de los ciudadanos. 

Lo que se vivió en la marcha de ayer fue la fiesta natural de una izquierda que no puede olvidar su origen y que en cada momento debe recordar que este gobierno emana del pueblo y es para el pueblo.

La algarabía, el festejo, los gritos y vítores se dejaron escuchar en apoyo, fundamentalmente, al Presidente de México; pero también para los diferentes líderes que asistieron a una convocatoria que les permitió recordar su origen, y no olvidar el contacto con la gente, el marchar juntos, tomados de los brazos en muestra de unidad; la emoción de recordar y sacar esas viejas botas del armario que nos recuerdan, a todos, las movilizaciones en que, como estudiantes, participamos.

Recordar, para muchos es volver a vivir la emoción que causa ese contacto con el grueso del pueblo, este sentimiento no pasa inadvertido para quienes comprendemos la política a través del esfuerzo y el trabajo con la gente, que solo se obtiene por el contacto cuerpo a cuerpo.

A nadie debe extrañar pues que la izquierda mexicana haya marchado el día de ayer en respaldo de un gobierno que emana de la izquierda.

Y si bien, los grupos opositores y conservadores buscaron descalificar de antemano lo que se preveía sería una magna concentración, llamando “acarreados” a quienes atenderían a la convocatoria de quien es uno de los dirigentes más cercanos a la gente, se llevaron el chasco de su vida. 

Ayer domingo, en el Centro de la Ciudad de México se dio una megamuestra de la salud y el arraigo del movimiento que encabeza el presidente López Obrador entre los diferentes sectores sociales del país. 

Las calles de la capital se convirtieron en afluentes en los que decenas de miles de mexicanos afines a la 4T —muchos de ellos, jóvenes, celebró el primer mandatario— se manifestaron de manera voluntaria para acompañar al presidente, celebrar el proceso de cambio y refrendar su compromiso para profundizar la transformación. 

La derecha apostó, quiso ganar en la calle… perdió.


No te pierdas la noticias más relevantes en dailymotion

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
El corazón de la Ciudad Columnas
2023-01-27 - 01:00
Línea 13. Columnas
2023-01-27 - 01:00
El financiamiento de los programas sociales Columnas
2023-01-27 - 01:00
Ataques con ácido, violencia feminicida Columnas
2023-01-27 - 01:00
La medalla del rey Columnas
2023-01-27 - 01:00
LAS GANANCIAS DE LOS BANCOS COMERCIALES Columnas
2023-01-27 - 01:00
Erradicar la violencia contra las mujeres Columnas
2023-01-27 - 01:00
Al mexicano le cuesta salir del país Columnas
2023-01-27 - 01:00
LAS ASPAS DE LA LAVADORA Columnas
2023-01-26 - 01:00
Plan B, visto desde el INE Columnas
2023-01-26 - 01:00
TIRADITOS Columnas
2023-01-26 - 01:00
Los 3 Kelsen Columnas
2023-01-26 - 01:00
Línea 13. Columnas
2023-01-26 - 01:00
El ruido, segundo contaminante en México Columnas
2023-01-26 - 01:00
Premio para Benjamín… y más logros Columnas
2023-01-26 - 01:00
Hasta Davos ya se asustó Columnas
2023-01-26 - 01:00
+ -