facebook comscore
Que inteligencia no sea solo artificial

Que inteligencia no sea solo artificial

Columnas miércoles 15 de enero de 2020 - 02:02


La nueva generación de aparatos, dispositivos digitales y servicios creados para “facilitarnos” la vida, o al menos para hacerla más placentera, tienen como característica común la voracidad irrefrenable de apropiarse de los datos personales de los usuarios para procesarlos y brindarle nuevas experiencias.
Es innegable que resultan muy seductoras las funciones que ofrecen al consumidor las televisiones, tabletas, relojes, videojuegos, celulares y muchos productos más de esta era digital que en cada nueva generación realizan un procesamiento más sofisticado de la información de los consumidores mediante la inteligencia artificial.
Lo mismo ocurre con servicios de plataformas y aplicaciones para música, películas y series, viajar, hospedarse, comer, transportarse, jugar y encontrar pareja. Todas basan su servicio a partir del perfil del usuario que, además de sus datos básicos como edad, lugar de residencia, teléfono, correo electrónico, estado civil y cuenta bancaria, incluye también información sobre sus preferencias y hábitos en todos los ámbitos.
La inteligencia artificial puede ser útil, pero también traicionera con quienes sin ningún cuidado se rinden a esas novedosas experiencias que ofrecen los “gadgets” y aplicaciones sin la debida prevención y cuidado de la información que compartirán.
En diciembre pasado, la periodista deportiva estadounidense Jane Slater reveló cómo atrapó a su ahora exnovio en una mentira gracias a un gadget para hacer ejercicio. Su novio se lo regaló en una Navidad y al tener ambos sus dispositivos iguales los sincronizaron para compartirse en tiempo real sus respectivos datos de la actividad física que hacían y alentarse mutuamente.
Un día él no estaba localizable a las 4 de la madrugada, pero ella recibía en su reloj el reporte de que la actividad física de su novio se incrementaba significativamente. Desde luego que su novio no estaba durmiendo y así ella supo que se trataba de una infidelidad.
Algunas personas se sorprenden porque les empieza a parecer publicidad en sus correos, al navegar en internet o en las redes sociales sobre el tema que acaban de conversar con otras personas. No debería extrañarles si tienen un dispositivo con micrófono que registra continuamente la voz para ejecutar un comando en caso de escuchar: “Oye Siri”, por ejemplo. “Alexa” es un asistente en el hogar que “escucha” continuamente para realizar tareas que sus propietarios le indiquen a través de la voz. Lo mismo ocurre con el reconocimiento facial y las huellas digitales. Datos personales por doquier.
Pero nadie lee las políticas de privacidad ni los términos de uso. Vamos, ni el manual del usuario para ajustar la configuración de esos dispositivos o aplicaciones y no los atrapen en infidelidades.
Lo mismo ocurre en redes sociales. ¿Quién ha leído las 2 mil 748 palabras de los Términos de servicio de Twitter sobre qué datos personales recaba, para qué, con quiénes y bajo qué condiciones los comparten con otras empresas, y cómo puede el usuario oponerse al tratamiento de sus datos personales o cancelar su uso?
La política de datos de Facebook, la red social más usada mundialmente y dueña de WhatsApp, Instagram y Messenger, es de 4 mil 807 palabras en la que dice cómo se empleará la información de los usuarios, mientras que sus tutoriales facilitan las opciones de privacidad. Tampoco se leen.
El avance de la tecnología es inevitable y seguirá aportando beneficios en todos los campos de la actividad humana, pero cada vez que los consumidores se entregan a ella sin leer las políticas de privacidad y los términos de uso se hacen más vulnerables porque entregan su consentimiento desinformado para el uso y aprovechamiento de sus datos personales.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Kobe: Un ascenso legendario Columnas
2020-01-28 - 00:00
Tiraditos Columnas
2020-01-28 - 00:57
Estaríamos mejor con López Obrador Columnas
2020-01-28 - 02:57
Línea 13 Columnas
2020-01-28 - 02:51
El derecho a una sana separación Columnas
2020-01-28 - 00:46
Democracia local: 21 años del IECM Columnas
2020-01-28 - 02:43
+ -