facebook comscore
Ser pobre en medio de la pandemia

Ser pobre en medio de la pandemia

Columnas miércoles 22 de abril de 2020 - 01:46

Casi la mitad de mexicanos viven en pobreza, y aun así, es como si no existieran. Todos han hecho eco al llamado del “Quédate en Casa” y soy partidaria; no vaya usted a creer ni por un momento que soy del team azteca, pero parece que no podemos ser empáticos ante el hecho de la distorsión que tenemos en el imaginario colectivo sobre lo que es la pobreza y cómo se atraviesa.
Hace unos días salí por necesidad y recorrí media ciudad en automóvil. Me sorprendió ver tanta gente en la calle, pero evité caer en el juicio y preferí ir más profundo. En México hay más de 52 millones de personas en pobreza y 9.3 millones en pobreza extrema.
No hablemos de las personas en situación de calle que es tan difícil contabilizar por la propia naturaleza de la condición, pero que tampoco se ha hecho mucho en política pública para visibilizarlos. Leyes bloqueadas, congeladas, olvidadas en las cámaras que podrían brindar mejor calidad de vida para indigentes.
Ser pobre en México significa que el precio de un cubrebocas es más caro que un litro de leche Liconsa. Con eso se podrían comprar unos pocos huevos o un cuartito de tortillas. ¿Usted sabe cuál es la prioridad? Seguramente no lo será el cubrebocas.
Y no sorprende que el gobierno federal, quien se ha pronunciado siempre como un gobierno para los pobres, no ha anunciado un programa, apoyo o recurso especial para las personas en situación de pobreza o pobreza extrema.
En el discurso es fácil decir que se es popular, pero en la práctica, funciona distinto. Para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la “ayuda” para las Pymes ha sido contraer deuda. Más créditos con nombres ridículos. Activar la economía será difícil de por sí, ahora imagínese con más deuda.
Pues pasa lo mismo para el sector más vulnerable de la población. La pobreza es y siempre ha sido absolutamente (mal) entendida desde el privilegio y no deberíamos haber pasado por situación de pobreza para poder entender a esta población.
Y nosotros seguimos diciendo “¿por qué no se quedan en casa?”, cuando no solo se trata de salir a trabajar. Imagine las horas pasando en cuatro paredes, sin piso, sin patio, sin internet, sin suficiente comida, con niños pidiendo y los bolsillos que ahora sirven solo de adorno porque hace mucho dejaron de funcionar como contenedores de dinero.
Solo queda pedir fiado, así como lo oye, obtener deuda y más deuda. Pero es que en México esa ha sido siempre la “política social”. No hay apoyo, no tenemos para darte, ráscate con tus propias uñas”.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Las precampañas en tiempos de Covid-19 Columnas
2020-05-26 - 01:14
Medios: otra arqueología electoral Columnas
2020-05-26 - 01:04
El adulto desautorizado Columnas
2020-05-26 - 01:01
Covid-19: el llamado al cambio Columnas
2020-05-26 - 00:52
+ -