facebook comscore
Una sociedad rebelde

Una sociedad rebelde

Columnas viernes 29 de enero de 2021 - 01:27

El mexicano parece no temerle a la muerte; por idiosincrasia se burla de ella, la reta, la caracteriza, le dedica un día y hasta le rinde culto, venera a la Niña Blanca. Para algunos, eso es una mascarada, una farsa, porque en realidad le tiene miedo, la respeta y le rehúye. Ese sincretismo puede explicar el comportamiento de la gente en tiempos de la pandemia.

Alentados por el gobierno, la sociedad tomó a la ligera a este nuevo jinete apocalíptico y rechazó las medidas sanitarias que adoptaba el mundo entero: sana distancia, uso de cubrebocas, el lavado frecuente de manos y la aplicación del gel antibacterial. A ello se sumó el mensaje oficial de que la pandemia era menos mortal que la influenza, que las estampitas protegían del contagio, se curaba con te o con caldo de gallina. A pesar de que hay 155 mil muertos —casi tres veces la estimación catastrófica de las autoridades de salud de 60 mil—, el ciudadano de la calle siguió su vida normal y solo respetó medianamente el tardío y breve confinamiento voluntario. La gran crisis económica del país se agravó con el cierre de comercios y el consecuente desempleo; el descontento de los sectores productivos obligó a una parcial reapertura de servicios, lo que provocó caóticas conglomeraciones y la multiplicación de los contagios. Primero fue el “Gran Fin”, donde los consumidores hicieron compras de pánico en los centros comerciales, cuando solo se debió adquirir en línea. Llegaron las fiestas decembrinas y los regalos navideños, con ríos de gente y negocios que, salvo los grandes almacenes, no respetaron la sana distancia ni exigieron el uso del cubrebocas.

Pese a la sugerencia de no hacer festejos o reuniones familiares, los traslados y concentraciones crecieron exponencialmente. Hubo bodas, eventos masivos, jaripeos, tocadas y conciertos; bares y chelerías clandestinos llenos donde se convivió con desenfreno.

Al inicio del año, el comercio en vía pública y las jugueterías se vieron abarrotados por una muchedumbre que se desbordó el Día de Reyes. Hoy padecemos las consecuencias: más de un millón 800 mil contagios, una mortandad de 8.54 por ciento —cuatro veces la tasa mundial—, ocupación hospitalaria al cien por ciento, el sistema de salud colapsado, escases de oxígeno y medicamentos; la atención en casa como estrategia gubernamental, por falta de camas, de pacientes graves que solo regresan a bien morir.

A pesar de este panorama, todavía hay personas que no creen en el coronavirus o en la eficiencia de la vacuna que vendrá. ¿El mexicano se burla de la muerte? Más le vale que le demuestre miedo y respeto, porque vamos a convivir con el Covid-19 como enfermedad endémica y muy a pesar de la gente, tendremos una sociedad post Covid, donde se impondrá la cultura de la sana distancia, la higiene constante, el uso de gel y no descarte el cubrebocas permanente. Mantendremos el home office, la educación a distancia, las conferencias en Zoom, el contacto familiar mediante videollamadas, continuarán los pedidos de comida con aplicaciones y las compras en línea. El e-comercio y la lectura de los e-books son la nueva normalidad.

Entrarán en desuso las bibliotecas y los museos languidecerán frente al embate de las visitas virtuales. Las clases a distancia son un peligro para la formación de los infantes que, ante la falta de una preparación presencial, perderán la capacidad de socializar y resentirán la ausencia de valores éticos y sociales inculcados in situ por los mentores.

No dejemos que el destino nos alcance, que la irresponsabilidad de autoridades y ciudadanos no afecte más la convivencia en comunidad, tenemos que regresar a nuestra vida más humana, de contacto y socialización. No permitamos que los rebeldes se salgan con la suya.


No te pierdas la noticias más relevantes en facebook

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Enfermedad y sociedad Columnas
2021-07-23 - 01:00
Espionaje y seguridad nacional Columnas
2021-07-23 - 01:00
Observación de la Consulta Popular Columnas
2021-07-23 - 01:00
Consulta anodina y cambios laborales Columnas
2021-07-23 - 01:00
¿Válido pero exagerado? Columnas
2021-07-23 - 01:00
Tiraditos - 23 julio 2021 Columnas
2021-07-23 - 01:00
Poblaciones callejeras Columnas
2021-07-23 - 01:00
Línea 13 - 23 julio 2021 Columnas
2021-07-23 - 01:00
Partidos por Morena Columnas
2021-07-23 - 01:00
La voluntad política de la consulta del 21 Columnas
2021-07-23 - 01:00
Tiraditos - 22 julio 2021 Columnas
2021-07-22 - 01:00
Pantelhó, Chiapas Columnas
2021-07-22 - 01:00
Generación perdida ¿realidad post-Covid? Columnas
2021-07-22 - 01:00
El sentido de la responsabilidad Columnas
2021-07-22 - 01:00
¿Patadas de ahogado en el PRI? Columnas
2021-07-22 - 01:00
+ -