facebook comscore
“Pepe Bolas”: Leyenda de los Diablos

“Pepe Bolas”: Leyenda de los Diablos

Columnas miércoles 08 de abril de 2020 - 08:27

Adorador de mujeres bellas y azote de los hombres en el caso de que existan todavía, así se califica José Hernández Reyna, personaje que ha tenido en sus manos las pelotas de miles de jugadores de beisbol, medio en el que se le conoce como “Pepe Bolas”.

Nacido en Tepito en la calle de Laminadores 120 y criado en la exhipódromo de Peralvillo, ahí por la calle de Granada 311, este carismático “bolero” es poseedor de un lenguaje florido, aprendido en sus vivencias barriales y con la cercanía de beisbolistas jarochos, poseedores de un léxico aprendido y premiado en la Real Academia de Lengua de Alvarado, Veracruz.

En su lejana juventud quiso emular las hazañas de Héctor Hernández, Enrique Borja o de Hugo Sánchez, pero sus facultades no le dieron para eso y tuvo que trabajar, su hermano Jesús le consiguió un contrato para laborar en el Parque del Seguro Social en 1977, y desde entonces su vida ha sido el “Rey de los Deportes”, el beisbol.

“Pepe”, tiene como encargo “curar” las bolas que se utilizan en los juegos, en otras palabras quitarles el brillo: “Empecé haciéndolo con Coca Cola y Tierra, pero los pitcher decían que quedaban muy pegostiosas, posteriormente apliqué una técnica americana con un lodo especial traído de Estados Unidos, pero fracasé y ya mero me corrían, quedaron negras e inservibles

¿Y entonces? “Pues fue Jessie Álvarez el que me dio la “receta secreta”, hacerlo con tierra y naranja y hasta la fecha, aquí sigo con dicha fórmula, y seguiré hasta que me corran o el patrón de allá arriba me invite a curar bolas para todos los peloteros que se nos han adelantado en el camino”, esto como parte de lo que me contó en alguna ocasión.

“El beisbol es mi vida. Hago mi trabajo con dedicación y cariño, lo cual me ha ganado el respeto de muchos y me ha permitido estrechar la mano de grandes figuras de este deporte, como es el caso de Fernando Valenzuela, a quien en un juego de exhibición le conseguí una manopla, y como reconocimiento me abrazó, lo mismo hizo Luis Tianth, excelente lanzador cubano que ganó 34 juegos con los Tigres y de aquí se fue a los Indios de Cleveland, eso no se paga con nada”, me comentó “Pepe Bolas”.

Y otro de los temas que quiero compartirles es cuando le cuestioné sobre sus anécdotas con algunos peloteros mexicanos:

“Uuuy, me la pones dura y no es albur, porque tendríamos que hacer una nueva biblia, la cual terminaría con el apocalipsis, son muchos y muy variados los recuerdos que hay de los jugadores en giras, hoteles, comilonas y uno que otro aperitivo, algunas ocasiones con bellas damas en toda la República, y a los amigos no se traiciona”, agregó Hernández Reyna.

Terminaré este texto compartiéndoles que “Pepe” reveló que había dos “rateros” que le quitaban las bolas nada más para hacerlo enojar; ellos eran Nelson Barrera y el Zurdo Ortiz, que de una u otra forma siempre le robaban las pelotas y cuando él les reclamaba simplemente le decían: “Me las robaron en el vestidor ambos son grandes amigos, ese ‘Zurdo’ es todo un tipazo”.

No se pierdan la segunda entrega de este texto, sobre este hombre elemental de los Diablos Rojos, el próximo martes, aquí en ContraRéplica.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Es tiempo de volver a informar Columnas
2020-12-02 - 01:00
Agua y aceite juntos en elecciones de 2021 Columnas
2020-12-02 - 00:46
Preservar nuestras riquezas Columnas
2020-12-02 - 00:41
LÍNEA 13 Columnas
2020-12-02 - 00:32
Firma electrónica Columnas
2020-12-02 - 00:30
+ -