facebook comscore
A la sombra de los 50 mil

A la sombra de los 50 mil

Columnas viernes 07 de agosto de 2020 - 01:58

¿Qué puede ser más importante en la agenda nacional esta semana que dedicar tinta y tiempo a las más de 50 mil víctimas que la epidemia provocada por el Covid-19 ha dejado ya? Nada. La pandemia que golpea sin misericordia a nuestro país ha causado ya más muertes que la inseguridad en lo que va del año. Detrás de cada muerte, una historia, deudos, familias, historias interrumpidas. Siempre debemos recordarlo.
Lo importante, en todo caso, es reconocer que la gran mayoría de esas muertes eran prevenibles y que muchas decisiones erróneas son responsables de que hayan ocurrido. No olvidemos que desde hace un par de meses al menos, un consenso en la comunidad internacional ha generado cuatro recomendaciones básicas que no se siguieron del todo en México, generando el saldo trágico que ya nos persigue.
La primera es el uso extendido de cubrebocas. Entre la comunidad científica del mundo ya no existe un debate al respecto; sin embargo, al igual que ha sucedido en los últimos meses, se sigue insistiendo en México que la utilidad del cubrebocas para no contagiarse, no está del todo demostrado. Esta tozudez pasa por alto que el consenso que se ha formado en los últimos meses, va en el otro sentido: su utilidad para no contagiar, ya no está en duda. Siempre habrá que reprochar entre las decisiones que se han tomado por parte de nuestras autoridades sanitarias, no haber entendido esta sutil diferencia que pone en evidencia, entre otras cosas, que el desarrollo de la estrategia de salubridad no se revisó a partir de criterios de empatía, solidaridad y cuidados a los demás, sino de criterios de protección personal individual.
La segunda recomendación consiste en mantener la distancia social. En esto me parece que nuestras autoridades han aflojado un poco la consistencia y la importancia del mensaje. En algunos momentos en los meses pasados, la comunicación de esta recomendación fue acertada: si no tienes que salir, quédate en casa. Ante la inminencia de contar ya a las 50 mil personas fallecidas, es preciso que a nivel federal se retome ese mensaje reforzado con la idea de que, entre más tiempo pasemos en casa, cada segundo, cada minuto, cada hora, se traducen en segundos, minutos u horas que le ganamos al contagio y, por lo tanto, a las complicaciones que pueden, incluso, provocar la muerte.
Otra recomendación que comparte ya la comunidad internacional y que al parecer no ha sido suficientemente divulgada por nuestras autoridades, es la de evitar, en la medida de lo posible, los espacios cerrados o, en su defecto, ventilar naturalmente aquellos que puedan serlo. Es precisamente en esta línea de razonamiento que el uso del aire acondicionado como transmisor del virus, ha generado también una alerta consensuada como entre la comunidad científica a nivel internacional. En este campo, tampoco se escucha un mensaje sólido de parte de nuestras autoridades.
La cuarta recomendación, que incluso el propio Gobierno de la Ciudad de México enfatiza constantemente, sugiere a las personas buscar tratamiento médico ante la aparición del menor síntoma relacionado con el Covid-19. Esto resulta acertado, aunque es lamentable que, buscando evitar la saturación hospitalaria, lo cual sin duda se logró, también se abriera la puerta a que muchas personas murieran antes incluso de llegar a los hospitales del sistema de salud.
Hoy sabemos que existe un subregistro monumental en el número de muertes causadas por la enfermedad, tanto en la Ciudad de México, como en el país que no es atribuible a nadie en concreto; sin embargo, la definición del número final de muertes se conocerá en el futuro, cuando la pandemia haya cesado. Entonces sabremos, en frío, cuántas vidas se llevó la epidemia y de igual manera, en frío, podremos exigir las responsabilidades que se deriven con motivo de las decisiones equivocadas, negligentes u omisas que hayan llevado al país al escenario luctuoso que ya nos encuadra y que no nos merecíamos.
Sobre nosotros estará ya para siempre, exigiendo justicia, la sombra de los 50 mil.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La famosa consulta (I) Columnas
2020-09-18 - 01:10
El avión presidencial Columnas
2020-09-18 - 00:49
Bien preocupados Columnas
2020-09-18 - 00:49
El Derecho Procesal Electoral Columnas
2020-09-18 - 00:48
Línea 13 Columnas
2020-09-18 - 00:39
Brasil y México: mucho que conmemorar Columnas
2020-09-18 - 00:29
+ -