facebook comscore
Alimentos, salud y colaboración 

Alimentos, salud y colaboración 

Columnas miércoles 29 de julio de 2020 - 00:26

En mi largo camino por las responsabilidades y amenidades relacionadas con las tecnoempresas, he visto muchas historias que, a simple vista, tienen un reparto de héroes y villanos, pero si se investiga un poco podemos encontrar una realidad alterna.
Desde hace tiempo tengo información que revelan muchas causas de la epidemia de obesidad y diabetes que hoy causan muchas de las muertes por la Covid-19. Desde entonces estoy convencido de que es importante limitar la ingesta de calorías; sin embargo, también veo a muchos albañiles y cargadores que desayunan bombas hipercalóricas (guajolotas –tamal en bolillo-, atoles, tacos, etc) pero que son compensadas con su alta actividad física.
Con esto tampoco quiero decir que son suficientes las campañas simplistas que dejan la carga a los consumidores (chécate, mídete, muévete) si todo el tiempo estamos expuestos a los estímulos del cómpralo, disfrútalo, trágatelo. Por ello, la estrategia del etiquetado frontal de los alimentos ultraprocesados no debe servir como una medida de prohibición o exterminio contra esos productos, debe ser el inicio de una estrategia nacional en la cual se impulse la corresponsabilidad entre consumidores y productores.
No puedo dejar de pensar en los fumadores que, aun sabiendo del daño a su salud, se atrevían a pedir su cajetilla “con rata” o “con feto”. Si las empresas quieren dejar al ciudadano la libertad de intoxicarse, también deben aceptar su carga de deshonra social pues, así como se fomenta el ejercicio; también debemos estigmatizar la mala alimentación y la ingesta hipercalórica con veneno empaquetado.
Y en esa corresponsabilidad y anhelada colaboración, llama la atención uno de los hospitales que ha sido ejemplo en el combate del Covid-19, el Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca (HRAEI). Este proyecto diseñado, financiado y construido bajo el modelo de Asociación Público-Privada (APP), por Grupo GIA, de Hipólito Gerard Rivero, se sometió a un Plan de Reconversión que hoy día le permite tratar con personal y equipo altamente especializado; diversos padecimientos respiratorios y padecimientos críticos. Con ello, el nosocomio operado por la Secretaria de Salud Federal cuenta con 93 camas censables y 83 no censables, sumado al incremento de su plantilla con más de 400 trabajadores para la atención de pacientes con Coronavirus. Sin duda un ejemplo de colaboración entre la IP y el gobierno en pro de la salud.
En donde, ojalá no se pasen de colaborativos es en la SCT pues, aunque se pospuso para este miércoles el fallo para la licitación de la Contratación del Servicio de Gestión para el Centro de Datos Primario y Alterno de la SCT, me dicen que siguen intentando cuadrar las cifras para ayudar a que alguien lo gane. Me dicen que Kio es inocente, pero no así otras empresas a quienes incluso ya los visitó el testigo social del concurso.




Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-08-13 - 01:00
Mínimo vital. Columnas
2020-08-13 - 00:46
¿Cuál fue el error de fondo? Columnas
2020-08-13 - 00:44
Las rebanadas de la crisis Columnas
2020-08-13 - 00:43
CFE alejada del pueblo Columnas
2020-08-13 - 00:43
2021, preparativos electorales Columnas
2020-08-13 - 00:42
+ -