facebook comscore
¡Ay, Rosa Icela!

¡Ay, Rosa Icela!

Columnas lunes 02 de noviembre de 2020 - 00:49

Aunque públicamente no ha aceptado el caro de Secretaria de Seguridad Pública y Protección Ciudadana que le endilgó el presidente Andrés Manuel López Obrador a Rosa Icela Rodríguez, es un hecho que lo será porque es del grupo de servidores públicos que cumplen con la exigencia de “obediencia ciega” que exige el mandatario para trabajar a su lado.

Rodríguez quien, se dice se recupera de Covid19, ha sido de las cercanas al jefe del Ejecutivo más leales que ha tenido, en su vocabulario no existe la palabra “no” cuando se trata de una orden de López Obrador y aun cuando este nuevo nombramiento no fue del todo bien recibido por algunos familiares de la ex secretaria de Gobierno de la CDMX en días próximo la veremos en funciones en el puesto que nadie del actual gabinete quiso por el grado de dificultad que tiene y porque a los militares de la Guardia Nacional no les gustará que sea una mujer la que les dé ordenes: misoginia pura.

Sin embargo, ese no es el principal problema para Rosa Icela, sino cargar con los muertos que le dejó de herencia Alfonso Durazo, casi 65 mil en tan solo dos años, por lo que muy difícilmente quienes la conocemos podemos felicitarla por el nombramiento, sino más bien solidarizarnos con ella por el reto de controlar, ya ni siquiera decir erradicar, la violencia que azota a nuestro país.

No es lo mismo negociar con ambulantes, manifestantes e inconformes que enfrentar la ola de delitos que tienen a México como uno de los países más peligrosos de la urbe. La delincuencia organizada y el narcotráfico está desatada y más feliz que nunca porque desde un principio de esta administración se les anunció no serían perseguidos sino todo lo contrario.

No pongo en tela de juicio la capacidad de la funcionaria, lo que pongo en duda es que en un México tan violento pueda dar los resultados esperados para decir que la cuarta transformación cumplió con la principal demanda de los mexicanos: vivir en paz y fuera de toda violencia.
Por si fuera poco Rodríguez tendrá frente a si misma el disgusto de los militares que tampoco estaban muy felices con el hecho de ser mandados por un civil sin experiencia como lo fue Alfonso Durazo, quien en los dos años al frente de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana los hizo quedar mal frente a los mexicanos con las órdenes de no responder a las agresiones de los delincuentes y soltar a uno de los hijos del narco más famoso de los últimos tiempos: el señor Guzmán Loera, como le llama el presidente, pero para el bajo mundo de las drogas es única y exclusivamente “el Chapo”.

Es difícil decirle “no” al presidente de la República, pero Rosa Icela Rodríguez debe reflexionar que a partir del “si” los muertos heredados más los que se le sumen en su gestión los llevara sobre sus hombros.


Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-11-23 - 01:05
Sobre el outsourcing Columnas
2020-11-23 - 01:05
Detención, liberación y lecciones Columnas
2020-11-23 - 00:53
Camas vacías, panteones saturados Columnas
2020-11-23 - 00:52
Las terribles consecuencias del Covid Columnas
2020-11-23 - 00:44
Derecho penal ¿en extinción? Columnas
2020-11-23 - 00:43
+ -