facebook comscore
Azúcar amargo

Azúcar amargo

Columnas jueves 24 de septiembre de 2020 - 01:03

El siguiente año será uno de tensiones naturales entre el aparato estatal sanitario y el productivo, con especial énfasis en la producción agroindustrial y energética. La pandemia trajo a colación la consecuencia de una mala alimentación y la irresponsabilidad ambiental. Será un elemento de negociación legislativa y política permanente.
La cámara de productores azucareros y de alcohol, CNIAA, ha emprendido ya un lobby agresivo contra el etiquetado de alimentos, que pasa por recordarle al gobierno lo obvio: el número de empleos directos e indirectos que genera la industria del azúcar (500 mil y 2.7 millones, respectivamente) y las 50 millones de toneladas de caña que compran los ingenios azucareros, por lo que básicamente una parte del campo mexicano depende de su consumo. La estrategia de cabildeo es confrontacional y está articulada de forma inteligente entre las empresas de alimentos procesados (como la de los cereales, los refrescos y los dulces) y los productores. Los agricultores e idealmente los campesinos tienen una cara mucho más limpia que los empresarios para reclamar al gobierno la estigmatización del azúcar y eso es lo que están haciendo. Contra lo que algunos empresarios creen, no se ve bien ni creíble que un CEO salga indignado a decir que el gobierno lo está maltratando.
Ahora bien, de suyo, el presidente AMLO no tiene nada contra el azúcar; al contrario, los apoyos directos a los cañeros, los precios de garantía y el apoyo a las exportaciones de azúcar mexicana, revela más bien lo contrario. La dificultad estribará en los mensajes que el gabinete de salud le reitere sobre la responsabilidad política de la comorbilidad en México y que es responsable de la muerte de muchas personas.
Si se quiere saber hacia dónde será dirigida la presión política, basta ver la discusión que han tenido sobre el tema los países europeos (no latinoamericanos) y cruzarlo con los elementos idiosincráticos y de pobreza de nuestro país. La defensa del azúcar irá en el sentido de la dificultad de la gente pobre para alcanzar el contenido calórico mínimo diario y en poner en la agenda las otras variables que causan diabetes y obesidad; los estudios científicos de la rama médica son tan exóticos, que dan para todo. Le podrán echar la culpa al estrés, a la genética o algo así.
Los refresqueros no se quedaron atrás. AMLO se apresuró a tener una reunión con la cabeza internacional de COCA COLA. Esto manda dos mensajes positivos; el primero, que una cosa es FEMSA, con quien tuvo diferencias fiscales hace unos meses y otro la empresa internacional propiamente dicha, con quien no hay problemas. El segundo mensaje, que la empresa mantendrá sus compras agrícolas a productos mexicanos y mantendrá los empleos. El último tema es el fiscal, pero la progresividad a ciertos productos de consumo es inevitable. Insistimos, no es solo un tema de salud, aunque a sí se encuadre. Es un tema de corrección política y abandono del sistema de salud, que necesita urgentemente recursos.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
GRACIAS BÉISBOL, GRACIAS REY Columnas
2020-10-27 - 06:59
Tiraditos Columnas
2020-10-27 - 00:26
ESTADOS UNIDOS 2020: ¿ELECTORADO COMPETENTE? Columnas
2020-10-27 - 00:15
Coahuila e Hidalgo, los resultados Columnas
2020-10-26 - 23:58
+ -