facebook comscore
Corona rota: el emérito

Corona rota: el emérito

Columnas miércoles 05 de agosto de 2020 - 00:33

Nunca pensó el rey emérito Juan Carlos I que sus actos lo llevarían a salir entre las sombras, sin reflectores de su país. La ambición le cobró caro su destino final: El repudio de su propia familia. Sólo “La Zarzuela” guarda los enfrentamientos, los gritos, los reclamos de la reina hacia él por sus infidelidades, las críticas de su hijo y sucesor por la decepción, el engaño.
Como dicen, será la historia quien tenga que juzgar a Juan Carlos I por lo que es investigado: corrupción y delitos fiscales, sin afán de hacer menos los posibles actos ilegales por recibir cantidades millonarias del reino saudí, también es importante reconocer la mano del rey, en la actual España.
Hace 45 años, el 22 de noviembre de 1975 cambió la historia de España tras la caída del dictador Franco. El país merecía un nuevo comienzo y Juan Carlos de Borbón y Borbón fue proclamado rey; recibió una educación para que fuera monarca: además de la formación militar, estudió economía, derecho, política y filosofía.
Nunca imaginó que encabezaría la transición a la democracia y ser testigo de las primeras elecciones en junio de 1977. A la distancia, el discurso de Juan Carlos I toma otro sentido al ver el desenlace de su reinado: “Guardaré y haré guardar las leyes, teniendo por norte la justicia y sabiendo que el servicio del pueblo es el fin que justifica toda mi función….. Les prometo firmeza y prudencia. Confío en que todos sabremos cumplir la misión en la que estamos comprometidos”. Pues no, ni cumplió con la prudencia en lo personal con su historia extramarital con la alemana Corina Larsen, ni en lo público.
Durante su reinado, Juan Carlos I vivió los horrores del terrorismo a manos de ETA. En el año de 1991, junto al gobierno español, promovió la celebración de la I Cumbre Iberoamericana, ese mismo año el rey ejerció un importante papel de mediador en el conflicto de Oriente Medio. Como olvidar justo en noviembre del 2009 durante la Cumbre Iberoamericana que el rey harto le reclamó al entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, con la famosa frase: “¿por qué no te callas?”.
El ocaso en su reinado llegó a partir de 2012 cuando regresó de aquel safari en Botswana. La soledad, los recuerdos y los reclamos hacen eco en su vida, esos serán la compañía del emérito con la corona rota que le heredó a su hijo, una crisis en la monarquía española.
Entrar en pérdida.- Vaya que la otra epidemia de estos tiempos es la ilegalidad y la corrupción: ¿Quién y sobre todo por qué sin ninguna medida especial de seguridad pudo haber tenido almacenadas 2 mil 750 toneladas de nitrato de amonio en el puerto de Beirut durante 6 años?
Nudo.- 2 mandatos: en su momento con reconocimiento mundial y ahora enfrenta prisión domiciliaria el presidente Álvaro Uribe ¿Será la versión colombiana de Lula da Silva en Brasil?


Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Derecho Procesal Legislativo Columnas
2020-09-21 - 00:56
Porqué los hijos ya no son creyentes Columnas
2020-09-21 - 00:53
Sánchez Cordero la mejor carta de AMLO Columnas
2020-09-21 - 00:49
El Estado soy yo Columnas
2020-09-21 - 00:48
Proceso Electoral 2020-2021, iniciamos Columnas
2020-09-21 - 00:48
+ -