facebook comscore
De 2020 a 2022: Los pros y contras de aplazar

De 2020 a 2022: Los pros y contras de aplazar

Columnas lunes 23 de marzo de 2020 - 02:12

En una carta dirigida a la comunidad deportiva internacional, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, reconoció por primera vez la posibilidad de posponer los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 debido a la emergencia sanitaria ocasionada por el virus Covid-19, y anunció que emitirá una resolución al respecto dentro de cuatro semanas.

El COI ha buscado continuar con la programación original del 24 de julio al 9 de agosto, lo cual evitaría aparatosos movimientos en la logística de las sedes olímpicas, reservaciones de viajes, contratos con patrocinadores, propietarios de derechos de transmisión y propietarios de futuras viviendas en la Villa Olímpica; sin embargo, esto supone una fuerte presión para la comunidad deportiva.

Como diversos atletas han manifestado, su preparación rumbo a su máximo sueño ha sido sumamente desigual, limitada a entrenamientos en casa, lo cual anticipa una competencia desequilibrada e incluso riesgos de lesión.

A esto se suma el proceso de clasificación olímpica, incompleto hasta el momento: se estima que sólo se han repartido 57 % de los boletos olímpicos. De celebrarse los Juegos este verano, los eventos preolímpicos deberán apresurarse en los meses de mayo y junio, sin garantía alguna de que la coyuntura del Covid-19 se haya resuelto y poniendo una fuerte carga sobre los atletas.

Una opción menos precipitada sería posponer los Juegos al mes de octubre, con el precedente de Tokio 1964, México 1968 y Seúl 1988, celebrados en fechas similares. Este escenario no exige demasiados movimientos contractuales con los actores involucrados, sin embargo podría pecar de exceso de optimismo ante la incertidumbre del Covid-19.

De manera opuesta, celebrar los Juegos en 2021 podría ser la opción más amigable con la comunidad deportiva, al permitir tiempos más sensatos para finalizar los procesos clasificatorios puestos en pausa, así como para entrenar, pero complica la logística y la organización.

El año posterior a los Juegos se caracteriza por albergar numerosos campeonatos mundiales, entre ellos el de atletismo y el de natación, regularmente programados en el verano, de modo que el Comité Organizador y las Federaciones Internacionales deberán trabajar en conjunto para programar sus eventos de forma efectiva (aunque recordemos que el Mundial FINA y los Juegos Panamericanos se celebran siempre con semanas de diferencia), esto sin olvidar que la Eurocopa 2020 también fue pospuesta para junio de 2021.

Finalmente, mover los Juegos hasta el 2022 podría significar mayor flexibilidad en la programación, con menos eventos deportivos en ese año, haciendo coincidir la justa veraniega con la invernal o aplazando esta última a 2024; sin embargo, un aplazamiento de dos años podría significar el final del sueño olímpico para deportistas que habían programado su retiro para este verano, después de cumplir una última cita en la magna justa deportiva.

Lo que es definitivo, como lo expresó Thomas Bach en su carta, es que una cancelación absoluta implicaría la destrucción de las ilusiones de 11 mil atletas de 206 Comités Olímpicos Nacionales, así como del Equipo Olímpico de Refugiados.

Resta al mundo esperar las cuatro semanas anunciadas por el COI, el cual a su vez deberá atenerse a la evolución del covid-19 en el escenario mundial, y esperar que las medidas adoptadas por cada país logren aplanar la curva de infección lo suficiente para poder reanudar el calendario olímpico.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-08-07 - 01:59
A la sombra de los 50 mil Columnas
2020-08-07 - 01:58
Fui víctima de la delincuencia Columnas
2020-08-07 - 01:36
El Rey Columnas
2020-08-07 - 01:25
Oaxaca y la comida chatarra Columnas
2020-08-07 - 01:24
CONTINÚA LA AGRESIÓN CONTRA AZERBAIYÁN Columnas
2020-08-07 - 01:24
+ -