facebook comscore
Domadores de pandemias

Domadores de pandemias

Columnas martes 28 de abril de 2020 - 01:05

El secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, trató de ganar tiempo diciendo que el 1 de junio se reanudan las clases en el país. Nadie le creyó. Ahora el presidente Andrés Manuel López Obrador afirma tempranamente que ya estamos viendo la luz al final del túnel y que ya domamos la epidemia.

Apenas estamos entrando al largo túnel de la Fase 3, desde aquí nadie puede ver la salida, solo imaginarla y proyectarla a partir de estudios científicos. Y ni en el más prometedor de los escenarios se podría pensar que solo vamos a estar un mes en la Fase 3.

Con un crecimiento exponencial acelerado de los contagios, los intubados y los muertos a causa de Covid-19, ¿qué necesidad hay de echar las campanas al vuelo, cuando lo que debemos hacer es reforzar la seriedad y responsabilidad con la que se enfrenta la pandemia?

Incluso publicaron en el Diario Oficial de la Federación la extensión de la suspensión de labores de aquellos servidores públicos que ya están refugiados en sus casas, hasta el 1 de agosto. ¿Incongruencia, falta de coordinación, doble discurso o será esa la verdadera luz al final del túnel?

Aún falta endurecer las medidas para mitigar el contagio, imponer límites a la convivencia social, reforzar la red de apoyos hasta llegar a los más desprotegidos. La verdadera cuarentena apenas va empezando.

La pandemia inicia a cerrar el círculo, ya entró a Palacio Nacional y ha empezado a permear en áreas estratégicas como la Central de Abasto. Así como la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, dio positivo a Covid-19, cualquier funcionario puede ser infectado.

El coronavirus está permeando cada rincón de México, sin distingo de clase social, profesión o actividad productiva a la que se pertenezca. Por ello, si realmente quieren domar a la epidemia, el gobierno debe enfocar gran parte de sus baterías a cuidar las áreas estratégicas.

Espero tengan ya el plan con la información operativa indispensable, para que en caso de ser necesario, el Ejército asuma el control de su operación. Ya debe tener nombres, profesiones, funciones, ubicaciones, contraseñas y todo lo necesario para que la vida continúe de manera llevadera.

La pandemia no será igual sin energía eléctrica, sin telecomunicaciones, sin agua potable. Tampoco podría resistirse igual sin centros de abasto seguros y suficientes, sin un sistema de transporte público, sin combustibles, sin bancos. Deberían estar preparando un equipo antimotines, el tejido social está muy lastimado, listo para estallar si el sistema de salud se ve rebasado.

Entiendo que el secretario Moctezuma quiera administrar la emergencia y tratar de rescatar su ambiciosa estrategia de clases a distancia, impartida paradójicamente a través de las televisiones que regaló Enrique Peña Nieto, y que hubiera nacido muerta si anuncia desde un principio que ya no habrá regreso a clases en este ciclo escolar.

Unos días antes del 1 de junio, saldrá de nuevo a poner una fecha más realista o de plano a hacer el anuncio de que el ciclo escolar no se perderá, pero será evaluado a partir de algún mecanismo compensatorio que retome el histórico de calificaciones del alumnado.

También comprendo que el Presidente López Obrador quiera alimentar la esperanza de millones de familias que enfrentan una situación más complicada que de costumbre. No solo es entendible, sino aplaudible; pero la forma no fue la adecuada, no podemos darnos el lujo de que exista el mínimo resquicio para la autocomplacencia ni para el exceso de confianza.

Al contrario, es momento de extremar precauciones, de pulir los planes B, C y D, ante los posibles escenarios, en los diferentes frentes de batalla. Cada área de gobierno y cada entidad federativa, deben contribuir y prepararse para lo peor, esperando siempre lo mejor.

Solo así, en más de 40 días, podremos festejar que domamos la epidemia y empezar la reconstrucción.

*Especialista en Ciencia Política y Gobierno.
avilezraul@hotmail.com

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Las precampañas en tiempos de Covid-19 Columnas
2020-05-26 - 01:14
Medios: otra arqueología electoral Columnas
2020-05-26 - 01:04
El adulto desautorizado Columnas
2020-05-26 - 01:01
Covid-19: el llamado al cambio Columnas
2020-05-26 - 00:52
+ -