facebook comscore
Duda razonable: radiografía de un sistema judicial perverso

Duda razonable: radiografía de un sistema judicial perverso

Columnas miércoles 05 de enero de 2022 -

En semanas recientes se estrenó el documental Duda razonable: historia de dos secuestros del director Roberto Hernández, quien se ha dedicado investigar y a documentar las distorsiones de la procuración e impartición de la justicia en México, dos de sus obras El túnel (2004) y Presunto culpable (2011) dan cuenta de esta problemática.

En este espacio se harán algunas reflexiones sobre los temas que aborda este documental que trata sobre la historia de cuatro personas que son acusadas del delito de secuestro en Macuspana, Tabasco y sus casos son procesados por medio del nuevo sistema penal acusatorio implementado en el año 2016.


La primera reflexión tiene que ver con las supuestas bondades del nuevo sistema, este sistema sustituye al antiguo sistema inquisitivo escrito en el que un juez dictaba la culpabilidad o la inocencia de la persona acusada por medio de un intrincado sistema, altamente burocrático en el que el juez en realidad tenía los elementos de prueba que le hacía llegar el ministerio público, teniendo poca interacción con la persona acusada y con un expediente tan grande que para el o la juez era complicado analizar el caso en su conjunto. Con la nueva modalidad ya no es un solo juez el que determina la culpabilidad o la inocencia de una persona, ahora es un grupo de jueces el que se encarga de esta labor, otro nuevo elemento es la oralidad, más que basarse en un expediente ahora los jueces deben tomar en cuenta los testimonios y los elementos de prueba que ofrezcan las partes, al hacer de los juicios un ejercicio mucho más dinámico se debería de esperar mayor eficiencia al momento de impartir justicia. Lo que muestra el documental son los vacíos legales del sistema judicial en México y una actuación deficiente por parte de fiscales, jueces, abogados y policías.

La segunda reflexión tiene que ver con el respeto al debido proceso, la tortura a la que son sometidos los implicados, la incomunicación de la que son objeto y la discrecionalidad con la que se manejan las autoridades judiciales deja un panorama desolador sobre la procuración de justicia en el país, según datos del director del filme, 97% de los acusados de secuestro en Tabasco son torturados, lo que habla de la poca limpieza con la que se realizan las investigaciones. Pareciera que la ley es utilizada en contra de los más débiles, personas de escasos recursos, con poco conocimiento de la ley.

Tres personas que como narra el documental no cometieron el delito por el que se les acusa, son sentenciadas a 50 años de cárcel, lo que refleja la ineficacia del sistema judicial. En aras de obtener “resultados” en el combate a delitos de alto impacto como el secuestro, las autoridades parecen estar dispuestas a todo, lo que incluye acusar a personas inocentes de delitos que no cometieron.

La reforma judicial que se inició en el año de 2008 tenía como objetivo fundamental que la presunción de inocencia fuera la norma, lo que muestra el documental es lo poco que han cambiado las cosas con la entrada del nuevo sistema denominado sistema acusatorio, ni las contradicciones, ni la ausencia de pruebas sólidas por parte de la fiscalía parecen ser elementos suficientes para que los jueces puedan tomar decisiones más justas. Por otro lado, la clase política parece no entender la magnitud de un problema que afecta a toda la sociedad, ni la mayoría legislativa de la que goza el partido en el poder ni la voluntad del ejecutivo federal parecen estar enfocadas en resolver el problema, la propuesta de que sea el actual presidente de la Corte el que encabece la reforma judicial, es en realidad limitada, los cambios en materia judicial no deben de estar enfocados en las personas, se deben de enfocar en la creación de instituciones y de reglas claras, que abonen a la transparencia de un poder que actúa con opacidad y arbitrariedad en contra de la ciudadanía.

Colaborador de Integridad Ciudadana, Doctor en estudios Científico-Sociales con mención en Ciencia Política por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO. México). Especialista en participación ciudadana, cultura de paz, democracia subnacional y gobierno abierto.
@ivarrcor


No te pierdas la noticias más relevantes en youtube

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Que las escuelas se mantengan abiertas Columnas
2022-01-19 - 01:00
Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del  su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento.  Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras.  Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer.  El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo Columnas

Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento. Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras. Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer. El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo

2022-01-19 - 01:00
Sobre aviones, 5G y la compra Activision Columnas
2022-01-19 - 01:00
¿Cripto qué? Israel González Delgado Columnas
2022-01-19 - 01:00
Perfil del relevo de Lorenzo Columnas
2022-01-19 - 01:00
Italia, leyes y jueces contra la mafia Columnas
2022-01-19 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-01-19 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-01-19 - 01:00
Repensar los partidos políticos Columnas
2022-01-18 - 14:54
El discurso de odio de la oposición Columnas
2022-01-18 - 01:00
La batalla por la Revocación, una crónica Columnas
2022-01-18 - 01:00
+ -