facebook comscore
EL COVID Y LA POLÍTICA

EL COVID Y LA POLÍTICA

Columnas jueves 23 de diciembre de 2021 -

La pandemia que recorre el mundo desde hace 2 años no discrimina, no se detiene ante la raza, clase social, idioma o lugar de residencia.

Increíblemente las diferencias políticas han marcado en mucho el derrotero que ha tenido el avance de este virus. Las decisiones tomadas por los lideres estatales o incluso federales de una nación han sido factor determinante para el incremento de contagios o incluso de fallecimientos y para muestra sólo falta ver qué es lo que está sucediendo en los Estados Unidos, donde según el partido político del gobernador en turno, ha influido en el avance de personas infectadas.


Sólo tenemos que detenernos a ver qué sucede, por ejemplo, en los estados gobernados por los republicanos, muchos de ellos simpatizantes con el expresidente Donald Trump, como es Florida, dirigido por Ron DeSantis, con 3.8 millones de casos y poco más de 62 mil fallecimientos. Texas con Greg Abbott, con 4.5 millones de contagios y más de 75 mil personas que perdieron la vida y con estos números liderean los estados más afectados.

Y vamos a los detalles, estos gobernantes estatales han manifestado públicamente estar en contra con la política federal dictada desde la Casa Blanca, dirigida por un demócrata, lo que ha generado que se manden mensajes contrarios a la política sanitaria de Joe Biden, con pocas o nulas campañas y/o mensajes o acciones del uso del cubrebocas, la desinfección frecuente de las manos vía con gel o lavado con agua y jabón, así como, evitar las reuniones principalmente en lugares cerrados o poco ventilados, brillan por su ausencia, así los habitantes de Miami, Orlando o Tampa en Florida y Dallas, Houston o San Antonio, han visto relajadas las medidas de sanidad para ingresas a edificios u oficinas públicas, a tiendas comerciales o simplemente en la calle misma.

En contraparte vemos a estados como Delaware, gobernado por John Carney, con casi 167 mil casos y 2 mil 250 fallecimientos o Nuevo México, con Michelle Lujan Grisham, con 340 mil contagios y poco más de 5 mil 600 muertos, ambos con lineamientos demócratas.

Las aspiraciones políticas en mucho han marcado el rumbo que ha seguido el avance de este virus, que ahora con su variante ómicron, complicando el presente y el mediano plazo, sobre un ambiente más propicio y aumentando su propagación.

Mientras las diferencias políticas afloran los números crecen a diario, hasta este jueves, por ejemplo, podemos ver que el número de casos en territorio estadounidense está por llegar a los 52 millones y los fallecimientos superan los 810 mil.

Bien podrían algunas naciones ver lo sucede con los enfrentamientos políticos-sociales donde los unos están en contra de los otros sobre cualquier cosa.

@ncar7


No te pierdas la noticias más relevantes en youtube

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Que las escuelas se mantengan abiertas Columnas
2022-01-19 - 01:00
Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del  su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento.  Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras.  Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer.  El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo Columnas

Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento. Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras. Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer. El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo

2022-01-19 - 01:00
Sobre aviones, 5G y la compra Activision Columnas
2022-01-19 - 01:00
¿Cripto qué? Israel González Delgado Columnas
2022-01-19 - 01:00
Perfil del relevo de Lorenzo Columnas
2022-01-19 - 01:00
Italia, leyes y jueces contra la mafia Columnas
2022-01-19 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-01-19 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-01-19 - 01:00
Repensar los partidos políticos Columnas
2022-01-18 - 14:54
El discurso de odio de la oposición Columnas
2022-01-18 - 01:00
La batalla por la Revocación, una crónica Columnas
2022-01-18 - 01:00
+ -