facebook comscore
El Albergue La 72: entre deportaciones y cuarentena

El Albergue La 72: entre deportaciones y cuarentena

Nación viernes 29 de mayo de 2020 - 01:13

Por Luis Carlos Rodríguez G.
nacion@contrareplica.mx
“Estamos entre las deportaciones que realizó Estados Unidos en plena pandemia de migrantes que entregó al Instituto Nacional de Migración (INM) quien a su vez los abandonó cerca de Villahermosa, el cierre de las fronteras, la cuarentena para proteger de contagios del Covid-19 a más de 60 personas y el flujo migratorio detenido”.
Aseveró Fernando Santiago Canché, responsable de Asistencia Humanitaria del Albergue La 72, en Tenosique, Tabasco, por donde cruza una de las rutas más peligrosas para los migrantes centroamericanos que buscan llegar a la frontera con Estados Unidos y que encuentran aquí un refugio de días, para tomar aliento en su viaje o de meses en caso de que estén realizando trámites de asilo o refugio.
La 72 como es conocida por los migrantes centroamericanos y caribeños, fue fundada por fray Tomás González y otros sacerdotes franciscanos. El nombre es en honor a los migrantes que fueron masacrados en San Fernando, Tamaulipas, en agosto de 2010. En el albergue hay un altar en su memoria.
“Ante la pandemia el equipo de La 72 decidimos entrar en un proceso de aislamiento. Porque era importante que los migrantes que están bajo nuestro cuidado, estuvieran lo menos posible expuestos, porque hemos venido arrastrando con problemas de rechazo de las poblaciones y si llegamos a tener un brote en el albergue en Tenosique, la gente iba querer venir a lincharnos y acabarnos por las redes sociales”, apuntó.
En entrevista con ContraRéplica, expuso que al iniciar la pandemia las cosas se llegaron a agravar, porque nos enteramos de migrantes que habían sido deportados de Estados Unidos y que el Instituto Nacional de Migración (INM) le traía desde la frontera norte y los abandonó en ciertos lugares, entre ellos 400 personas que habían sido abandonadas en la ciudad de Villahermosa, Tabasco”.
“Nos empezó a llegar gente que venía deportada de Estados Unidos, que los había abandonado el INM a su suerte y que intentaban de alguna manera regresar a sus países en Centroamérica”, explicó.
Dijo que ante ello el albergue se adaptó a esta situación, acondicionaron algunos espacios y recibieron migrantes deportados de Estados Unidos, cuidando no poner en riesgo a la población que ya estaba en cuarentena con nosotros, que eran entre 100 y 150 personas.
“A ellos —los deportados— no se les permitía el acceso directo a la casa, sino que teníamos un espacio improvisado para darles dormitorio y alimento. Su idea de ellos era regresar a su país lo más pronto posible. Se quedaban sólo un día con nosotros. Conforme llegaban, nosotros en una camioneta los llevamos al Ceibo —frontera con Guatemala— para que ellos buscaran la forma de cruzar la frontera”.
Fernando Santiago recordó que en la casa del migrante de El Ceibo se empezó a acumular gente. Pero como se cerraron las fronteras no podían cruzar. En tres viajes que hicimos se logró que la gente cruzara hacia Guatemala, “hablamos con los funcionarios de las dos fronteras para ello. La mayoría de ellos eran hondureños”.
Comentó que en los datos que recabó el equipo de La 72 es que había gente deportada que había estado en estaciones migratorias de Estados Unidos donde hubo brotes de Covid-19.
“Nos está llegando poca gente ahorita. Una o dos personas deportadas por día, pero descansan, comen y están aquí día y medio. Le estamos dando preferencia a personas que están en trámite de visas humanitarias o asilo, pero con la condición, si se quieren quedar, es que tienen que estar 14 días en aislamiento, ello para evitar contagios”.
Indicó que han tenido alrededor de 150 migrantes en el albergue, pero en este momento sólo tienen 60 personas. “Bajó la población porque son mes y medio en cuarentena y la gente empezó a desesperarse, más cuando el gobierno de México informó que se extendía la cuarentena y la gente aprovechó el dinero que les dieron de Acnur o sus familiares les enviaron dinero, para salirse y rentar afuera del albergue”.
La mayoría son gente que están en espera de que termine la cuarentena para seguir su camino hacia el norte del país o que están en proceso de trámites migratorios, porque las oficinas están cerradas. Los niños y jóvenes pasan los días jugando futbol, se organizan torneos, los adultos pintan. “Nos está ayudando Médicos Sin Fronteras en el tema de la salud mental de los migrantes, con los niños y adolescentes, para que no entren en la desesperación”.
“El flujo migratorio se ha detenido por la pandemia. Ayer me comentaban que pasó el tren llamado La Bestia y sólo iban arriba cinco personas, cuando normalmente viajan cientos. Cuando no hay operativos de la Guardia Nacional o de Migración, el tren va cargado de migrantes. Ahorita la gente no está migrando por miedo a la pandemia”, concluyó.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

JG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Conacyt alista fabricación de ventiladores Nación
2020-07-13 - 14:13
Niegan levantar arraigo a “El Mochomo” Nación
2020-07-13 - 14:05
+ -