facebook comscore
El estado de Derecho y los límites de la libertad

El estado de Derecho y los límites de la libertad

Columnas lunes 09 de agosto de 2021 -

La sociedad debe vivir en forma armónica y ordenada. Para lograrlo, el estado impone límites a través de la ley; pero, si dentro de lo que es posible decidir, se restringe esa capacidad, se produce un "secuestro" de la libertad. Fuera de los límites de la ley no hay libertad. Solo dentro de ellos.

Poner límites iguales a la conducta humana no significa que todos debamos actuar igual. Dentro de los mismos límites, cada quien es libre de comportarse de manera distinta.

En general, estamos dispuestos a "sacrificar" una parte de nuestra individualidad para convivir con la sociedad de forma armónica. Pero, ¿Hasta qué punto?, ¿Cuál es el límite?

Para lograr esa convivencia armónica es fundamental reestablecer el equilibrio y la armonía en nuestra relación con el universo, que hemos roto a causa del cúmulo de energía negativa que hemos liberado a través de pensamientos y acciones negativas. Para ello, debemos variar el polo de frecuencia en el que actualmente se desenvuelve la humanidad, y pasar de lo negativo a lo positivo, comenzando simplemente a actuar con amor.

La armonía social se pierde cuando unos quieren sobresalir o pasar por encima de otros. Pero la principal opresión a una sociedad no viene del gobierno, sino de las organizaciones que cooptan el sistema: los bancos, las empresas de telefonía, las televisoras, y todos los monopolios y oligopolios económicos, en realidad constituyen los peores lastres de una sociedad, que un mal gobierno. Desde luego, actúan con apoyo o complicidad del gobierno, pero su tiranía debe ser enfrentada con mayor dificultad.

Para enfrentar a los gobiernos despóticos y absolutistas, el mundo occidental creó la institución de los "derechos humanos" y sus medios de tutela. Pero ¿Con qué instrumento podemos enfrentar el despotismo y tiranía de los oligopolios económicos, que nos aplastan como personas y sociedades?

Por otra parte, una de las principales formas de opresión social es el trabajo. Nadie trabaja por gusto, sino por necesidad. La actividad denominada "trabajo" es la prestación de un servicio personal subordinado, sujeto a términos y condiciones impuestos por alguien más. El trabajo anula la creatividad individual, al incorporar al ser en un flujo, en una corriente que lo limita y lo masifica. El trabajo es alienante: elimina la libertad y hace inalcanzable la felicidad.

Si no puedes decidir con libertad, dentro de los límites de la ley, tu libertad y tu voluntad están "secuestradas". Si decides que alguien más decida por ti, tu libertad ha claudicado. Eres un "preso" voluntario de las decisiones de otros.

Finalmente, el ser humano con tendencia a "expandir" la conciencia, tiende a liberarse de la opresión.

Flor de Loto: Procura ser mejor persona, no busques ser mejor que las demás personas.





No te pierdas la noticias más relevantes en google noticias

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Línea 13 - 17 septiembre 2021 Columnas
2021-09-17 - 01:00
Polarización por la vida Columnas
2021-09-17 - 01:00
México en la Cumbre Columnas
2021-09-17 - 01:00
Tiraditos - 17 septiembre 2021 Columnas
2021-09-17 - 01:00
El Ágora Columnas
2021-09-17 - 01:00
¿Cuánto cuestan los Opl s? Columnas
2021-09-17 - 01:00
Desdén Columnas
2021-09-17 - 01:00
Dictadores Columnas
2021-09-17 - 01:00
Kate Columnas
2021-09-16 - 09:36
Mujeres, violencia y literatura Columnas
2021-09-16 - 09:35
Todo para detener a Trump (Peril) Columnas
2021-09-16 - 09:34
Latinoamérica Columnas
2021-09-16 - 09:32
Línea 13 - 15 septiembre 2021 Columnas
2021-09-15 - 11:00
El PRI o lo que un día fue no será Columnas
2021-09-15 - 10:55
+ -