facebook comscore
El golpismo al banquillo

El golpismo al banquillo

Columnas viernes 19 de marzo de 2021 - 00:20

Por José García Sánchez
Dentro de los muchos usos que tienen los golpes de Estado está advertir sobre el peligro que corren los gobiernos democráticos que atenten contra los intereses de una clase privilegiada internacional de vocación golpista, como sucedió en Bolivia.

La detención de Jeanine Áñez, ex presidenta interina de Bolivia, también debe ser una advertencia para los que protagonizan gobiernos antidemocráticos basados en el Golpe de Estado, porque en la democracia ese tipo de acciones son un delito que implica cargos que de haber justicia mandarían a los delincuentes a la cárcel.

El regreso al poder del partido político de Evo Morales, a través de la elección, juzgará a Jeanine por encabezar un gobierno golpista, desde donde reprimió indígenas hasta la muerte, argumentando un falso fraude electoral, en complicidad con la OEA, que le sirvió de pretexto para arrebatarle la presidencia a Evo y tratar de encarcelarlo a pesar de que contaba con la mayoría de votos. Debió ser rescatado por el gobierno de México para evitar no sólo la cárcel sino consecuencias mayores.

Uno de los delitos cometidos por Áñez, además de los evidentes de lesa humanidad es el hecho de jurar la toma del poder sobre la Biblia. Como si fuéramos una colonia del Vaticano o Evangélica. Porque algunas religiones hablan de países como si se tratara de templos, donde debe imperar la fe y no la ley.

Hay delitos que históricamente no se han castigado invitando así, a continuar con la racha de golpes de Estado donde Sudamérica y África, los han sufrido a causa de la codicia que despierta la riqueza de sus naciones, que saquean a partir de una intervención militar.

Habitualmente no se castiga el golpismo, esto no quiere decir que la detención de la ex presidenta interina de Bolivia sea ilegal. Advertencia también para otros intentos en el mundo entero que planean este tipo de ataques, incluyendo México. Los golpes de Estado provienen de los conservadores.

Entre los delitos que por ser comunes no son castigados está la denuncia contra el ex presidente de Argentina, Mauricio Macri, por el delito de administración fraudulenta y malversación de fondos.

El presidente Alberto Fernández demandó a Macri por el préstamo de 55,000’000.000 de dólares otorgado por el Fondo Monetario Internacional, y el endeudamiento externo con acreedores privados. Instruyó para que autoridades determinen “quiénes han sido los autores y partícipes de la mayor administración fraudulenta y de la más grande malversación de caudales que nuestra memoria registra”.

Esto habla de poner orden en un mundo de impunidad y luchar contra la corrupción, a través de la democracia. El hecho de que en el pasado estas conductas fueran comunes no quiere decir que sean lícitas o normales, deben ser castigadas. El mundo lo cambian los votos en las democracias.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Trump no se fue del todo Columnas
2021-06-21 - 01:00
El arte de la memoria Columnas
2021-06-21 - 01:00
Reflexiones de carretera Columnas
2021-06-21 - 01:00
Tiraditos - 21 junio 2021 Columnas
2021-06-21 - 01:00
La polarización y el PAN Columnas
2021-06-21 - 01:00
Línea 13 - 21 junio 2021 Columnas
2021-06-21 - 01:00
Tu voto contó Columnas
2021-06-21 - 01:00
Nuevo orden político en la CDMX Columnas
2021-06-21 - 01:00
No hay oposición Columnas
2021-06-21 - 01:00
Las Clases Medias Columnas
2021-06-18 - 01:00
El Congreso de la Ciudad de México Columnas
2021-06-18 - 01:00
Tiraditos - 18 junio 2021 Columnas
2021-06-18 - 01:00
Línea 13 - 18 junio 2021 Columnas
2021-06-18 - 01:00
¿Alguien ha visto a Florencia? Columnas
2021-06-18 - 01:00
+ -