facebook comscore
El mercado del miedo.

El mercado del miedo.

Columnas jueves 16 de julio de 2020 - 00:58

Por Israel González Delgado
La crítica al capitalismo por su inherente reproducción de la desigualdad está de moda, y con buenas razones. Pero concentrarse en sus problemas de diseño y sustentabilidad, a veces hace olvidar las razones de su enorme resiliencia. Basta observar la expansión de ciertas empresas durante la economía de la pandemia, y la creación de algunos mercados, si no nuevos, sí con variaciones novedosas ad hoc con tiempos críticos. La facilidad que tiene el sistema de producción capitalista para convertir cualquier aspecto de la realidad en mercancía o necesidad es asombrosa.
Hasta ahora esos puntos han quedado al margen, pues han sucumbido a la realidad de una crisis global, confusa para los expertos y aterradora para los millenials. Sostengo que, a nivel macroeconómico, los números del próximo año serán de crecimiento considerable, porque 2020 dejó la vara muy abajo.
Bastará que los gobiernos acepten que la gente salga a trabajar, para que oferta y demanda se reactiven con gran dinamismo. A nivel microeconómico, la política de confinamiento impuesta desde la OMS, destruyó el patrimonio de muchos y esperanzas generacionales de otros. Todo en 90 días. Si el confinamiento fue indispensable para no encender las alertas de los inquisidores, no cambia el hecho de que esta recesión por diseño, fue más brutal que cualquiera que se haya producido por desviaciones naturales de los modelos económicos. Con eso hay que lidiar.
Esto hace invisible un hecho igualmente constatable diariamente a cualquier hora: se ha creado un mercado del miedo sanitario y aislamiento social, sumamente lucrativo. En un planteamiento realista de la recuperación económica y la gobernabilidad en todos los países, sería ingenuo no identificar a los actores que tienen incentivos para que el miedo no se vaya nunca. Para que "nada vuelva a ser igual, nunca".
Las empresas dueñas de contenidos digitales de paga, de servicios logísticos de compra y transporte de artículos en línea, así como industrias farmacéutica y hospitalaria, y sus productos derivados financieros, son ejemplos. También los medios de comunicación han visto subir ratings desde que todos están encerrados y asustados en casa viendo noticias. No quiere decir que estas industrias esparzan pánico, o hagan uso ventajoso del miedo para vender más; sólo dejo en el tintero que los incentivos para que lo hagan, existen.
Es previsible, ver multiplicarse bienes y servicios relacionados con la enfermedad, como ya está sucediendo. Habrá espacios libres de COVID, en los que personas paguen grandes cantidades por comer aislados, mientras un mesero les echa cloro en la sopa, y ahí radicará el sello de distinción. Ya hay comerciales para hacer la demostración de una máscara de alta tecnología, con diseño atractivo, para cubrirse la cara con estilo. Para distinguirse de los miedosos pobres, porque ellos no son lo mismo.




Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La victoria legal de un tuitero Columnas
2020-11-25 - 01:24
Diputados con o sin licencia Columnas
2020-11-25 - 01:10
Esto debes hacer si quieres ser candidatx Columnas
2020-11-25 - 01:08
También es violencia de género Columnas
2020-11-25 - 01:07
Ya vienen los peregrinos Columnas
2020-11-25 - 01:01
+ -