facebook comscore
El peor fichaje

El peor fichaje

Columnas miércoles 29 de enero de 2020 - 01:25

Frustración es lo primero que se me viene a la cabeza al pensar en el caso de Nicolás Castillo. Frustrado él, el área deportiva del Club América, el área administrativa que se encargó de negociar su contratación y por supuesto los aficionados.

Esta pareciera ser la gota que derramó el vaso y termina por colmar la paciencia del entorno americanista, que apenas se iba reponiendo en el tema anímico de la final perdida en diciembre, donde con su penal fallado y su escasa participación durante los minutos que jugó, le valieron para ser señalado como uno de los principales responsables de la derrota ante Rayados.

Esa derrota parece que quedó atrás. El nuevo torneo comenzó y al jugador se le arropó desde la tribuna y por supuesto al interior del club con el célebre “beneficio de la duda”, un último chance, una esperanza de que en su tercer torneo con el equipo pudiera finalmente despertar como el depredador del área que sabemos que puede ser.

Con la noticia de la ruptura de tendón del recto femoral, todo ese ánimo, o si cabe la palabra, “esperanza”, se fueron al traste; el jugador se ha perdido casi 30 partidos desde su llegada al equipo hace un año.

Apenas el torneo pasado, el club tuvo que batallar ante una fractura de peroné que lo quebró a la mitad del campeonato (la misma lesión que ahora sufrió el joven Pizzuto, del Pachuca) y quizá esa misma lesión fue la que, pese a su recuperación, lo hizo pasar casi desapercibido durante la última liguilla.

Nico Castillo está saliendo muy caro para la directiva, en comparación con los más de 10 millones de dólares que pagó por su fichaje. Eso sin tomar en cuenta toda la expectativa que se generó, incluyendo ese pique contra la afición Puma a quien la fanaticada azulcrema muchas veces le echó en cara el hacerse con los servicios de uno de sus últimos referentes.

Por cierto, no olvidemos que con el cuadro universitario, ya había mostrado señales de ser un jugador propenso a lesiones, pues incluso durante su estadía con los universitarios pasó también por el quirófano para una cirugía en el tobillo. Pero quizá el hecho de que con los Pumas haya logrado casi el triple de anotaciones que las que suma con las águilas, es lo que mantiene como algo positivo su paso con los del pedregal.



Resulta muy difícil pensar que la historia de Nicolás Castillo con el América pueda mejorar a partir de ahora. Vendrá la cirugía y la recuperación, y con ella se pasará prácticamente un torneo más. Lo único que podría permitirle seguir en el equipo la siguiente temporada es, nuevamente, el tema económico y lo duro que sería para el tema financiero de los de Coapa el deshacerse de un jugador tan caro (en todos los sentidos).

Lo más amargo es que no se trata de un tema de actitud (como el de Roger Martínez). Castillo ha resultado ser de cristal y su partido más difícil será, otra vez, en el quirófano y no en la cancha.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Derecho Procesal Legislativo Columnas
2020-09-21 - 00:56
Porqué los hijos ya no son creyentes Columnas
2020-09-21 - 00:53
Sánchez Cordero la mejor carta de AMLO Columnas
2020-09-21 - 00:49
El Estado soy yo Columnas
2020-09-21 - 00:48
Proceso Electoral 2020-2021, iniciamos Columnas
2020-09-21 - 00:48
+ -