facebook comscore
El poder de la mujer en San Lázaro

El poder de la mujer en San Lázaro

Columnas miércoles 22 de diciembre de 2021 -

En la LXV legislatura de la Cámara de Diputados, por primera vez en la historia de nuestro país, hay 250 diputadas y 250 diputados, que garantizan la paridad de género.

También casi en las presidencias de comisiones; de las 51 presidencias, 25 las tienen mujeres y 26 los varones, de distintos partidos.
Sin embargo, ninguna mujer es coordinadora de grupo parlamentario y por lo mismo no forma parte de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), que es el órgano colegiado de dirección política, donde aprueban acuerdos que contribuyen a que avance el trabajo en el salón plenario.

La presidencia de la mesa directiva de la Cámara de Diputados (CD) tampoco la encabeza una mujer y no llegó una mujer a presidir la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, que funciona en las etapas de receso de ambas cámaras (Senado y Diputados).

Sergio Gutiérrez Luna, diputado plurinominal, fue electo presidente de la mesa directiva de la CD y también está presidiendo la Permanente.

La paridad de género se ha cumplido en números en la composición del pleno legislativo, pero no en la titularidad de los órganos de gobierno. Es lo que se ha visto en el arranque de la LXV legislatura.

Si bien es cierto que las mujeres casi tienen la mitad de las presidencias de las comisiones, también hay que observar que las claves o principales, están en manos de hombres.

Los varones presiden las comisiones de Presupuesto y Cuenta Pública, Hacienda, Puntos Constitucionales, Gobernación, Justicia, Marina, Defensa Nacional, Energía, Comunicaciones y Transportes, Economía, Transparencia y Vigilancia de la Auditoria Superior de la Federación.
A fin de garantizar la paridad de género, al menos en número, a las 40 comisiones que ya existían, la LXV legislatura agregó 11 más. Y de las 11 creadas, 10 para que sean presididas por mujeres, entre ellas, Juventud, Seguridad Ciudadana, Zonas Fronterizas, Bienestar, Cambio Climático, Diversidad, Medio Ambiente, Pueblos Indígenas y Reforma Política Electoral.

La Comisión de Reforma Política Electoral, que preside Graciela Sánchez Ortiz, jugará un papel decisivo en las modificaciones que se hagan a las leyes electorales, como miras al proceso de 2024.

En lo que fue el primer periodo de la LXV legislatura, las mujeres, en su mayoría, en los distintos grupos parlamentarios, se ocuparon, sobre todo, de temas muy específicos, que les atañen por su género.

Contrastó y llamó la atención el trabajo de la diputada Aleida Alavez Ruiz, vicecoordinadora de Morena, por su presencia e intervención en todas las decisiones tomadas en su grupo. Además, no solo ha participado en las comisiones de las que es integrante (Hacienda, Justicia y Puntos Constitucionales), también en otras de relevancia para su partido.

Aleida, licenciada en Ciencias de la Comunicación, diputada por Iztapalapa en la Ciudad de México, para nadie es un secreto su identificación con la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum.

No es la primera vez que se desempeña como vicecoordinadora parlamentaria, tiene la experiencia de haber ocupado el mismo cargo cuando era perredista.

Su activismo es tal que en ocasiones es vista con la misma influencia que su coordinador Moisés Ignacio Mier Velazco.

Así está el poder de las mujeres en el palacio legislativo de San Lázaro.

@zarateaz1
arturozarate.com

No te pierdas la noticias más relevantes en facebook

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Que las escuelas se mantengan abiertas Columnas
2022-01-19 - 01:00
Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del  su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento.  Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras.  Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer.  El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo Columnas

Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento. Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras. Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer. El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo

2022-01-19 - 01:00
Sobre aviones, 5G y la compra Activision Columnas
2022-01-19 - 01:00
¿Cripto qué? Israel González Delgado Columnas
2022-01-19 - 01:00
Perfil del relevo de Lorenzo Columnas
2022-01-19 - 01:00
Italia, leyes y jueces contra la mafia Columnas
2022-01-19 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-01-19 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-01-19 - 01:00
Repensar los partidos políticos Columnas
2022-01-18 - 14:54
El discurso de odio de la oposición Columnas
2022-01-18 - 01:00
La batalla por la Revocación, una crónica Columnas
2022-01-18 - 01:00
+ -