facebook comscore
Fe, fortaleza y paciencia, las armas vs el coronavirus

Fe, fortaleza y paciencia, las armas vs el coronavirus

Columnas lunes 18 de mayo de 2020 - 20:15

Esta pandemia tiene tantas aristas que médicos y científicos continúan analizando sus efectos, duración, inmunidad. Así como hay casos asintomáticos hay otros que han llamado la atención. La historia de Arely Melo una periodista mexicana y diría apasionada de la vida, de los viajes, será un caso a estudiar: convivió con el coronavirus por 48 días y sus 48 largas noches, con sólo la compañía de su gatita y a la distancia sus médicos, familia y amigos que le dejaban alimentos, regalos y flores en la puerta. Del otro lado, en su refugio, Arely superó el Covid. Su voz, se llena de emoción y gratitud al hablar de su experiencia.
Todo comenzó cuando llegó en marzo de Kenia vía NY. Decidió aislarse voluntariamente y a la semana perdió los sentidos del olfato y el gusto: “No sabía bien que estaba pasando en mi cuerpo, aparte yo tenía dolor, era como vivir en color gris porque no te sabe nada, ni siquiera el sabor de la cebolla, del ajo, nada, y como no hay olor, no hay antojos. Estuve tres semanas con síntomas y principalmente con el dolor en las piernas esa sensación de descargas eléctricas y un dolor en la espalda baja como si me estuviera clavando algo como un cuchillo es muy fuerte el dolor como si te partieran. Durante 3 semanas dormía cuatro horas. Tenía un oxímetro, me monitoreaba mis niveles de oxígeno que en las primeras semanas fue de 90 -91 –que es muy bajo– entonces si cambiaba a 89 me tenía que ir al hospital, estaba en la rayita”.
Arely desde un principio puso su confianza en Dios. Oraba y meditaba tres veces al día: “Nunca juzgué o renegué de la enfermedad, al contrario, en el momento en que fui diagnosticada yo sabía que no era oportunidad de rendirse”.
¿Y eso crees que ayudó para fortalecerte para estar en paz?
Claro, todo suma. La mente sana es poderosa y yo agradezco esta enfermedad porque conocí el amor más leal y más fuerte que existe que es conmigo misma. A mí me gusta mucho viajar y ahora hice mi viaje, el más largo y el más profundo, el más hermoso, pero también el más difícil que fue ir hacia adentro de mí. Lo más simple y lo más bello es poder respirar, tener vida, que tengo a mi familia.
¿Qué les dices a las personas que están pasando por esto?
Hay que tener paciencia, fortaleza y fe. La lección que me dejó el Covid es que debemos de parar y debemos de saber parar a tiempo como lo está haciendo ahorita el planeta y eso significa mucha paciencia. Si no amas, no hay sentido. Si no te amas tampoco habrá sentido, si no te paras no te vas a componer, para mí eso es lo más básico. Arely Melo una mujer de alma profunda.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Trump no se fue del todo Columnas
2021-06-21 - 01:00
El arte de la memoria Columnas
2021-06-21 - 01:00
Reflexiones de carretera Columnas
2021-06-21 - 01:00
Tiraditos - 21 junio 2021 Columnas
2021-06-21 - 01:00
La polarización y el PAN Columnas
2021-06-21 - 01:00
Línea 13 - 21 junio 2021 Columnas
2021-06-21 - 01:00
Tu voto contó Columnas
2021-06-21 - 01:00
Nuevo orden político en la CDMX Columnas
2021-06-21 - 01:00
No hay oposición Columnas
2021-06-21 - 01:00
Las Clases Medias Columnas
2021-06-18 - 01:00
El Congreso de la Ciudad de México Columnas
2021-06-18 - 01:00
Tiraditos - 18 junio 2021 Columnas
2021-06-18 - 01:00
Línea 13 - 18 junio 2021 Columnas
2021-06-18 - 01:00
¿Alguien ha visto a Florencia? Columnas
2021-06-18 - 01:00
+ -