facebook comscore
Intachable la honestidad del presidente, ¿y la de sus funcionarios?

Intachable la honestidad del presidente, ¿y la de sus funcionarios?

Columnas jueves 25 de febrero de 2021 - 06:32

La población desde que Andrés Manuel López Obrador se convirtió en un referente de la izquierda confió en él, incluso, lo siguió en elecciones concurridas como la del fraude electoral del 2006 y la operación estratégica del 2012 en que se manipuló a la sociedad con una maniobra minuciosa y táctica calificada cerca de un montaje mediático de una pareja presidencial de un cuento de hadas.

A pesar de la ignominia que sufrió AMLO, se repuso y ganó la elección presidencial del 2018 con una legitimidad impresionante. A partir de ahí, comenzó una nueva etapa que nadie se atrevió a cuestionar en tiempos donde la derecha gobernó; se levantó el ánimo de la población y se recobró la confianza. Mucho de ello tiene que ver con la honestidad incuestionable del mandatario; sus atributos y rasgos son incomparables y nunca, al menos desde que ha estado activo en la escena pública, se le ha podido demostrar alguna anomalía u acto de corrupción.

Tiene convicciones. Sus valores han estado a prueba y siempre sale avante. Pero, el 6 de junio, llegará una de las etapas claves de su administración, sobre todo si se antepone la injerencia del Estado y los recursos que están a su alcance. Andrés Manuel no moverá un dedo ni mucho menos un peso para comprar voluntades, sin embargo, sin ningún escrúpulo, lo pueden realizar los funcionarios de su gabinete. Allí, no hay tibieza, porque en muchos territorios ya se ha denunciado a los servidores de la nación de presuntas irregularidades.

Fungen una figura de apoyo, pero de igual forma, son comisionados electorales al borde de la ley. Operan con toda tranquilidad y muchas veces no son vigilados; actúan con margen de maniobra e ilegalmente llegarían a lograr ser la palanca para ganar una elección a posteriori. Hay testigos y testimonios de que algunos han estado condicionando los apoyos; esa situación es grave— porque en su momento el mismo presidente lo denunció en administraciones neoliberales.

Han estado aportando pruebas. De la misma forma, se sigue señalando a Gabriel García Hernández como uno de los principales orquestadores de los estados que han tejido un esquema de influencia para inclinar la balanza a ciertos funcionarios que competirán. Antes de iniciar el ejercicio electoral, esto trascendió con denuncias interpuestas. Aunque han quedado en el aire, sería muy importante que el mismo presidente vigile a servidores y de seguimiento en las señales. Muchos pueden actuar de mala fe; desde el gobierno resultaría fácil; los mecanismos están a su alcance; por supuesto que sí lo pretenden realizar, lo harán, así de fácil.

Me da la impresión que eso puede pasar desde algunas dependencias si AMLO no blinda el proceso y pide respeto a sus funcionarios, sobre todo aquellos que manejan el recurso de los programas de apoyo. Así, al estar amarrados, habrá más certeza electoral. En cambio, si los actos que se han señalado continúan su curso en el conflicto de intereses, quedará estigmatizado el sexenio del presidente Obrador en medio de la corrupción de su gabinete. Él sería incapaz, pero lo demás, ¿qué? Tengo mis dudas de muchos que actúan bajo el amparo de la 4T; eso logra ser una amenaza a la democracia y a los propios principios que sembró el mandatario federal. De esta manera, Andrés Manuel tiene que ser un guardián para salvaguardar la voluntad de la población.

Gracias a su intachable carrera como político creció mi confianza en él; sin embargo, no tengo la menor duda que, cuando arribó al poder, los oportunistas se aprovecharon de la coyuntura y buscan meter la mano en las próximas elecciones del 6 de junio. Ningún actor del gabinete tiene el currículum del presidente en trayectoria honesta; esa cualidad habla de sus valores, pero, también, quienes lo rodean pueden aprovechar el aparato gubernamental con fines electorales.

Creo en el presidente, pero en muchos de sus funcionarios no. Ojo, no hay que quitar el dedo del renglón de los que manejan el recurso público, ahí puede estar la clave.


Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Derecho a la observación electoral Columnas
2021-06-22 - 01:00
¡Peligra Estado de Derecho! Columnas
2021-06-22 - 01:00
Tiraditos - 22 junio 2021 Columnas
2021-06-22 - 01:00
Línea 13 - 22 junio 2021 Columnas
2021-06-22 - 01:00
Trump no se fue del todo Columnas
2021-06-21 - 01:00
El arte de la memoria Columnas
2021-06-21 - 01:00
Reflexiones de carretera Columnas
2021-06-21 - 01:00
Tiraditos - 21 junio 2021 Columnas
2021-06-21 - 01:00
La polarización y el PAN Columnas
2021-06-21 - 01:00
Línea 13 - 21 junio 2021 Columnas
2021-06-21 - 01:00
Tu voto contó Columnas
2021-06-21 - 01:00
Nuevo orden político en la CDMX Columnas
2021-06-21 - 01:00
+ -