facebook comscore
Integridad electoral en la práctica

Integridad electoral en la práctica

Columnas jueves 30 de enero de 2020 - 02:01

Como lo señalé en la entrega previa, fue la Comisión Global sobre Elecciones y Seguridad, esfuerzo conjunto de la Fundación Kofi Annan y el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA), la que utilizó el concepto por primera vez en el informe denominado Profundizando la Democracia: una estrategia para mejorar la integridad de las elecciones en el mundo, de 2012.
Annan y compañía afirmaron que adicionalmente a promover valores democráticos y derechos humanos, las elecciones con integridad generan otros beneficios tangibles para la ciudadanía y que evidencia de todo el mundo sugiere que importan para empoderar a las mujeres, luchar contra la corrupción, acercarle bienes y servicios necesarios a los pobres, mejorar la gobernabilidad e inclusive terminar guerras civiles, aunque se hace cargo de que no pueden por sí mismas desarrollar economías, crear gobernabilidad o hacer la paz, pero investigaciones recientes las señalan como importantes catalizadoras del potencial transformador de la democracia.
Recomendaron que, para contar con elecciones con integridad, los Estados modernos deben: 1. Edificar el imperio de la ley para asegurar que los ciudadanos (incluyendo los competidores políticos y la oposición) tengan recursos jurídicos para ejercer a plenitud sus derechos electorales. 2. Crear organismos electorales profesionales y competentes con cabal autonomía, que incluya acceso oportuno a los recursos económicos necesarios para llevar a cabo los comicios y que cuenten con obligación legal de organizar elecciones transparentes que convoquen la confianza social. 3. Desarrollar instituciones, procesos y redes que disuadan la violencia electoral y que, si esos instrumentos no logran la disuasión, se sujete a proceso a los perpetradores.
4. Diseñar y reformar sistemas electorales y caminar hacia políticas públicas que atemperen la política de “el ganador toma todo”. 5. Combatir las barreras de acceso a la vida pública de las mujeres, jóvenes, minorías, personas con discapacidad y otros grupos tradicionalmente marginados y desplegar acciones afirmativas para promover el liderazgo y ampliar la participación de mujeres. 6. Controlar el dinero de campaña por medio de la regulación de donaciones, gasto, financiamiento público, así como de sanciones y penalidades para los incumplidos.
Quizá lo más importante del documento se pueda resumir en esta frase de Annan, que es una muy útil y oportuna reflexión de filosofía y sociología políticas y por ello, supra electoral, que nos debe inquietar a todos pero fundamentalmente poner a trabajar a las autoridades en ello: “Cuando los votantes creen que las elecciones han sido libres y justas, pueden ser un poderoso catalizador de mejor gobernabilidad, seguridad dilatada y más viable desarrollo humano, pero ante la ausencia de comicios creíbles, los ciudadanos no tienen recurso para accionar el cambio político pacífico. En consecuencia, el riesgo de conflicto aumenta mientras que la corrupción, la intimidación y el fraude avanzan inexorables, pudriendo lentamente, desde adentro, el sistema político entero.”

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Columnas
2020-11-26 - 00:48
Feminicidios y homicidios Columnas
2020-11-26 - 00:48
ENTRE MADURO Y PODRIDO. Columnas
2020-11-26 - 00:35
Aliados, mujeres, violencia y definiciones Columnas
2020-11-26 - 00:27
Outsourcing, ¿son tiempos de cambios? Columnas
2020-11-26 - 00:23
Sigue la alerta por el Covid-19 Columnas
2020-11-26 - 00:23
+ -