facebook comscore
Justo reconocimiento del Senado de la República a los migrantes

Justo reconocimiento del Senado de la República a los migrantes

Columnas lunes 20 de diciembre de 2021 -

Desde el patio del Federalismo se efectuó un hecho histórico ante la necesidad apremiante de reconocer la labor de los migrantes no sólo del país de México, sino de todos aquellos que por diversas circunstancias truncaron el sueño de llegar al vecino país a cumplir su meta al transitar por nuestro territorio y sufrieron, en un determinado instante, hechos ominosos y peyorativos.

Fue el propio Senador Ricardo Monreal quien acompañado de una representación de migrantes y legisladores, acudió al llamado de clamor y justicia para reconocerles, a los sectores trabajadores del vecino país, su aportación no sólo laboral, sino económica.

Si consideramos la importancia y el equilibrio económico de muchas familias del país, estamos ante una situación sin precedentes. Por esa razón no se puede ocultar o ser, de alguna forma, indiferentes a lo que se ha convertido en una prioridad.

Son millones de mexicanos que, en estos momentos, sufren de la intranquilidad o, tal vez, la incertidumbre y la zozobra por su situación legal.
Por ello, el propio presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado ratificó, en pleno acto, que sumarán esfuerzos y mecanismos que propicien la interlocución con la cancillería, así como con el gobierno federal quienes, en consecuencia, tienen la preocupación y, por tal motivo, han hecho hincapié que existe voluntad del presidente de los Estados Unidos por presentar un proyecto de reforma migratoria.

Aunque más allá de eso, lo más trascendental sucedió el sábado en la Cámara Alta. Fuimos testigos de la respuesta de Ricardo Monreal.

El simple hecho de mostrar empatía y abordar estos temas como asuntos de mayor importancia hablan, a grandes rasgos, de los principios que han estado dirigidos, desde distintas posiciones, a salvaguardar un marco de respeto para proteger los derechos laborales y humanos.
Ricardo Monreal dejó clara la postura personal, y la del legislativo.

A raíz de eso, expresó su asistencia y voluntad; además, partiendo del reconocimiento público sin distinción alguna y con la premisa del mérito y la labor de los paisanos que radican en el vecino país merece, en todo escenario, honrarlos por su labor, su tiempo, así como su esfuerzo y sacrificio ante la necesidad de buscar alternativas.

Ricardo Monreal se inspiró y, con un dedicado y emotivo mensaje, destacó a millones de mexicanos que son la palanca o el motor de estabilidad para miles de familias en México. Por ello, y a pesar de las dificultades que viven y en las que se involucran a diario para laborar en aquel país, nunca bajan la guardia.

Eso fue el detonante para buscar en espacio el tiempo apropiado para descartar la labor. Dada la importancia, aplaudimos la voluntad a la causa de los migrantes.

Buena decisión homenajear a millones de mexicanos; asimismo, es doblemente satisfactoria la empatía que mostró Ricardo Monreal en un mensaje emotivo y lleno de esperanza al confirmar el compromiso no sólo del ejecutivo en la imagen de Andrés Manuel López Obrador, sino también desde el epicentro del legislativo en manos del Senado de la República.

Y, por sí eso fuera poco, se refrendó con una elevada responsabilidad, el compromiso de seguir impulsando una agenda migratoria que, a grandes rasgos, beneficie las acciones de millones de mexicanos.


No te pierdas la noticias más relevantes en youtube

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Que las escuelas se mantengan abiertas Columnas
2022-01-19 - 01:00
Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del  su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento.  Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras.  Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer.  El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo Columnas

Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento. Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras. Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer. El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo

2022-01-19 - 01:00
Sobre aviones, 5G y la compra Activision Columnas
2022-01-19 - 01:00
¿Cripto qué? Israel González Delgado Columnas
2022-01-19 - 01:00
Perfil del relevo de Lorenzo Columnas
2022-01-19 - 01:00
Italia, leyes y jueces contra la mafia Columnas
2022-01-19 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-01-19 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-01-19 - 01:00
Repensar los partidos políticos Columnas
2022-01-18 - 14:54
El discurso de odio de la oposición Columnas
2022-01-18 - 01:00
La batalla por la Revocación, una crónica Columnas
2022-01-18 - 01:00
+ -