facebook comscore
La falsa idolatría

La falsa idolatría

Columnas viernes 27 de noviembre de 2020 - 01:01

Esta semana, Diego Armando Maradona, ídolo del futbol sudamericano, falleció a la edad de 60 años como consecuencia de un paro cardiorrespiratorio. El gobierno argentino declaró tres días de luto nacional y celebraron las exequias de “El 10” en la Casa Rosada. Fue tratado como todo un héroe; sin embargo, ¿puede considerarse heroico un hombre que reiteradamente agredió a la prensa, con antecedentes de violencia intrafamiliar, y que presumía de su cercanía con las dictaduras castrista, chavista y de Nicolás Maduro?

En México, en la misma semana en que el astro gaucho falleció, lo hizo también el Doctor José Manuel Mireles Valverde, el controvertido exlíder de las autodefensas michoacanas, a quien el régimen de Peña Nieto encarcelaría por tres años a manera de vindicta. Sin embargo, el propio Mireles, en los últimos años, evidenció su misoginia y machismo en varias de sus declaraciones, al calificar en 2019 de “pirujas” y “nalguitas” a las parejas de los derechohabientes del ISSSTE, y por sostener una relación amorosa con una menor de edad, con quien contraería nupcias a los 62 años y teniendo esta 21, tras cinco años previos de relación, ¿indicios de pedofilia, quizás?

Recientemente, fue publicado el “Informe McCarrick”, relativo a la investigación que realizó el Estado Vaticano sobre el ex cardenal y arzobispo de Washington, Theodore McCarrick, y mediante el cual se comprobó que éste había abusado sexualmente de varios menores edad y adultos seminaristas durante décadas. El informe, entre muchos otros datos, destaca que fue el Papa Juan Pablo II, por cierto, fue canonizado en 2014, el que ocultó y desestimó las investigaciones en contra de McCarrick, encubriéndolo y promoviéndolo el resto de su papado. ¿Puede ser santo un hombre que promovió y encubrió a pederastas y violadores dentro de la Iglesia?

En una sociedad ausente de liderazgos congruentes y ante la crisis política y social que el mundo enfrenta, resulta fácil montar historias de falso heroísmo sobre personas que, en otro contexto, serían condenables y hasta repudiables. Primar banalidades como el futbol, la estampa revolucionaria o la falsa santidad, sobre la entereza de las acciones, es el inicio de una falsa idolatría que puede ser peligrosa para cualquier sociedad.

En 2018, hartos de la impunidad y la corrupción, el discurso de “por el bien de todos, primero los pobres”, llevó a López Obrador a arrasar históricamente en los comicios nacionales, bajo la idea de que un gobierno de izquierda por fin vería el ascenso en México. Sin embargo, a poco más de dos años de gestión, esta falsa izquierda ha gobernado como la más recalcitrante derecha. ¿Acaso se idealizó a un movimiento progresista que nunca lo fue?

Tenía razón José Martí, prócer de la revolución cubana, al afirmar que “la crítica es el ejercicio del criterio: destruye los ídolos falsos, pero conserva en todo su fulgor a los dioses verdaderos”. Difícil, pero necesaria acción.

Síguenos también en Google Noticias de ContraRéplica para estar informado.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
El regalazo que le dio la Fiscalía al Inai Columnas
2021-01-20 - 01:54
Tarea pendiente de legisladores Columnas
2021-01-20 - 01:36
“Ya párele presidente” Columnas
2021-01-20 - 01:28
Línea 13 Columnas
2021-01-20 - 01:13
El Peor Presidente de la Historia Columnas
2021-01-20 - 01:08
Renapo, inteligencia y migración pulcra Columnas
2021-01-20 - 01:01
Ingresos Columnas
2021-01-20 - 00:51
Contrato sin sangre: El mercader de Venecia Columnas
2021-01-19 - 13:15
Tiraditos Columnas
2021-01-19 - 00:43
Clara y la poderosa Iztapalapa Columnas
2021-01-19 - 00:42
+ -