facebook comscore
Las tres muertes de Marisela Escobedo

Las tres muertes de Marisela Escobedo

Columnas jueves 22 de octubre de 2020 - 12:18


“En quince años -refiriéndose a la reedición y revisión del libro por parte del autor- el cambio mayor es la emergencia feroz, a momentos militarizada, del narcotráfico, que modifica radicalmente el sentido de la nota roja, y lo traslada casi a diario al altar de las ocho columnas. Desaparece la singularidad de los asesinatos y de los asesinos, y la masificación del delito es, también, la deshumanización masiva”

Carlos Monsiváis Los mil y un velorios, crónica sobre la nota roja en México.

Ya nadie recuerda Señorita extraviada, documental de 2001 de Lourdes Portillo, uno de los primeros documentales de denuncia acerca de los asesinatos de miles de mujeres en Ciudad Juárez, que desde los años noventa se venían dando en masa y que tantas veces ocuparon primeras planas en periódicos y horarios estelares en reportajes de televisión.
Son ya veinte años del estreno de aquel documental - liberado en youtube- y que sin intentar serlo, funciona como una especie de recordatorio, uno más, de la ignominia diaria que se vive en México y que se liga al último estreno documental de netflix: Las tres muertes de Marisela Escobedo de Carlos Osorio.

Rubí, la hija menor de Marisela, despareció al poco tiempo de haberse ido a vivir con su novio. Al recibir un portazo en las narices por parte de las autoridades con quienes acudió a denunciar la desaparición de su hija, Marisela junto con su familia deciden ellos mismos realizar la búsqueda del cuerpo de Rubi y posteriormente del asesino de esta.

Repleto de entrevistas, de imágenes de archivo, de discursos políticos del hoy preso Cesar Duarte -gobernador de Ciudad Juárez- discursos huecos y ya memorizados, Las tres muertes de Marisela sorprende y no sorprende, cual cohete que advierte su estallido en nuestra memoria, que ya sabemos cómo suena y aun así, provoca sorpresa, solo que aquí, el estallido es más fuerte, más violento y no hay luces decorativas.

La ignominia del relato es harto apabullante y tristemente se convierte en uno más, uno más que se suma la interminable lista de documentales que año tras año se estrenan y que relatan a la par que acusan, el nepotismo y la incompetencia de las autoridades, ya sea a la hora de rendir cuentas de los asesinatos de dos adolescentes de excelencia académica (Hasta los dientes 2018), el relato de familias quebradas por el narcotráfico (La libertad del diablo 2017), o de nueva cuenta, una madre buscando a su hija (Tempestad 2016).

Lo más estresante de todo es que no parece cambiar, a pesar de las marchas, de los documentales que hacen un mejor trabajo de investigación que las autoridades, o de reportajes en donde la vida de la mano redactora se ponga en juego.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
El teléfono Columnas
2020-12-03 - 01:39
Tiraditos Columnas
2020-12-03 - 01:36
El desafío: creer Columnas
2020-12-03 - 01:35
Se trata de dinero Columnas
2020-12-03 - 01:30
Derechos digitales y elecciones Columnas
2020-12-03 - 01:15
FIL, festival orgullo de México Columnas
2020-12-03 - 01:13
+ -