facebook comscore
Narrativa de un éxito imaginario

Narrativa de un éxito imaginario

Columnas lunes 16 de noviembre de 2020 - 00:41

El guión obligado de los altos funcionarios del gobierno federal se enfoca exclusivamente en aseverar un éxito avasallador durante su gestión. No importa que no se esgriman argumentos ni se enuncien evidencias sobre ello. Simplemente, se asegura que la situación en México nunca ha estado mejor. Cuando Alfonso Durazo dejó la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, no fue la excepción. Además de vanagloriarse sobre la triplicación de delitos que ameritan prisión preventiva, aseguró que “la historia, que es en su esencia insobornable, juzgará a su debido tiempo nuestro desempeño y habrá de ser, sin duda, generosa”.

A menos de un mes de su partida, podemos juzgar la “insobornable” verdad. Durazo y el Gabinete de Seguridad recibieron un país oliendo a pólvora, que no pacificaron, sino lo convirtieron en un campo minado con temporalidad indefinida. Un campo de batalla en que la Guardia Nacional combate contra la delincuencia (común y organizada) sin ningún tipo de contrapeso u observatorio ciudadano. Se trata de una gestión marcada por más de 60 mil homicidios dolosos, 1,700 feminicidios, al menos 45 masacres y 868 policías asesinados, tornándolo uno de los periodos más violentos en la última década.

Basta contrastar la carta de renuncia de Durazo con algunos de los eventos más importantes. Menciona que se han atendido progresivamente las causas sociales y de fondo que generan la inseguridad, pero no hemos visto que germine el plan de pacificación propuesto por AMLO desde su campaña, ni el destino de recursos para mecanismos de justicia transicional. De igual forma, la sobrepoblación penitenciaria ha alcanzado su punto más alto en tres años y la Comisión de Amnistía no ha beneficiado hoy en día a persona alguna.

Después, destaca en su carta el consenso logrado en el Nuevo Modelo Nacional de Policía y de Justicia Cívica que auspicia el fortalecimiento de policías estatales y municipales, pero en el presupuesto para 2021 se observa la desaparición del subsidio del Programa para el Fortalecimiento para la Seguridad “Fortaseg”, mismo que benefició a 286 municipios en 2020 para la certificación, profesionalización, infraestructura y equipamiento de las policías, así como la falta de indicadores que medirán la implementación de dicho modelo.

Por último, sentencia que se han dejado atrás los días más negros de la inseguridad y que se han despojado a los grupos de la delincuencia organizada de su capacidad de retar al Estado mexicano. La captura y liberación de Ovidio Guzmán, los enfrentamientos con el Cartel de Santa Rosa de Lima y el Cartel Jalisco Nueva Generación, definitivamente desmienten dicha narrativa.

Ojalá México se aproximara un ápice a esa utopía que existe únicamente en la mente de un gobernante obstinado, y que sus corifeos cantan solo para endulzarle el oído y abonar a su ceguera.

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Es tiempo de Coyoacán Columnas
2020-11-24 - 01:37
25N, violencia y mujeres Columnas
2020-11-24 - 01:28
¡AMLO SALVAVIDAS DE  CIENFUEGOS! Columnas
2020-11-24 - 01:25
La tierra también es de las mujeres Columnas
2020-11-24 - 01:24
La defensoría de las audiencias Columnas
2020-11-24 - 01:22
LÍNEA13 Columnas
2020-11-24 - 01:07
+ -