facebook comscore
Obedézcase, pero no se cumpla, parte 8

Obedézcase, pero no se cumpla, parte 8

Columnas jueves 29 de octubre de 2020 - 01:01

Si no fuera porque en México nuestros políticos suelen ser intachables podríamos afirmar que ya todo mundo está en plena campaña, a todos los niveles, y con la consigna de abrir todos los frentes posibles, como para convencer al votante de a pie, por saturación, de ir a votar al azar. Es especialmente delicado el hecho de que el marco de este laboratorio electoral sea la pandemia de Covid-19.

Los gobernadores aliancistas, por ejemplo, están actuando de manera muy errática, parece que mal asesorados y tomando decisiones que se quedan a medio camino entre la confrontación directa con la federación y el reconocimiento de que sin ella, no hay gobernabilidad.

El gobernador de Chihuahua anunció una serie de medidas debido al semáforo rojo, que parecen la codificación del berrinche. Ni tardo ni perezoso, amenazó con multas a quien no use cubrebocas, cierre de todo (pero no realmente) y para rematar, culpando a la sociedad entera, en el tono del profesor más cretino de la secundaria, “ustedes se lo buscaron”. Y si se hunde la economía, pues mejor, para que aprendan (no queda claro quién tiene qué aprender, ni cuál es la lección).

En el otro extremo, está el pragmatismo de la jefa de gobierno de la Ciudad de México, que ha mostrado verdadero realismo de estadista, quien ha convertido el semáforo en un caleidoscopio impenetrable, “estamos en naranja, pero reabre todo, salvo estas dos cosas, por ahora, pero lo platicamos”. Su posición no es cínica (lo digo en serio) sino sumamente sensible a la forma de ser de la sociedad mexicana.
En el caso de Jalisco, pareciera el exponente del paternalismo sanitario ambivalente, entre la pataleta draconiana de Corral y el orden consuetudinario de la CDMX, pero aún así, pretende mostrar firmeza a través de manotazos y prohibiciones. No parece viable su estrategia, porque asume que el poder del estado es suficiente como para imponerse a la colectividad; no es así. En México sólo puede imponerse a individuos y pequeños grupos, pero flaquea en cuanto se enfrenta a la desobediencia civil sin máscaras.

Considero que la aplicación de sus medidas será casi inexistente, con una o dos clausuras simbólicas esperando disuadir a los otros. Se aplicarán las medidas con toda la fuerza de la ley, que francamente no es mucha, y se aplicarán a todos, salvo casos excepcionales, que serán los más. Esto en parte se debe a lo exótico de ciertas prohibiciones (que por cierto comparte con algunos países europeos).

Me causa verdadera curiosidad qué hará la policía para verificar si una reunión privada cumple con el número mágico de 10 personas. ¿Cómo entra a contarlos? ¿Qué hace si hay 11? ¿La disuelve o saca al sobrante? ¿Quién es el sobrante, el que llegó al último o el que menos está aportando a la fiesta? Esto y más, la próxima semana, en este México mágico.

Autor y consultor especialista en políticas públicas. Abogado de la Escuela Libre de Derecho
y catedrático universitario.

@IsraelGnDelgado

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.
/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Representantes populares de tiempo completo Columnas
2020-12-04 - 01:24
Fortalecer a las instituciones electorales Columnas
2020-12-04 - 01:07
NINGUNA PERSONA ES ESPECIAL Columnas
2020-12-04 - 01:06
Desactivación de colectivos Columnas
2020-12-04 - 01:05
+ -