facebook comscore
Ominicron vs Tapering, ¿qué nos afecta más?.

Ominicron vs Tapering, ¿qué nos afecta más?.

Columnas martes 07 de diciembre de 2021 -

Hace casi 25 años, este modesto, pero chorero periodista comenzó su carrera profesional en la agencia de noticias Finsat. Nunca me imaginé que laborar en la agencia en tiempo real del periódico El Financiero me daría tantas oportunidades. Entonces transmitía, monitoreaba y reportaba información que movía los mercados financieros mundiales.

Meses más tarde tuve la oportunidad de dar seguimiento al comportamiento de los mercados asiáticos y al cierre de los mercados europeos. Esto me otorgó conocimiento y experiencia sobre estos apasionantes temas y, aunque después me especialicé en tecnología; nunca dejé de tener contacto con este tipo de información.

Toda esta explicación viene para invocar tu tolerancia pues, si bien no soy académico y mucho menos analista financiero; considero que puedo apoyarte a entender el comportamiento de los mercados internacionales y la macroeconomía global. A todos nos sirve y a todos nos afecta.

Nos sirve saber qué es el Tapering o que tanto nos afecta la variante Omicron. Creo que la variante del Sars Cov-2 ha sido sobredimensionada y que, si bien generó un desmedido pánico bursátil; todavía no es tan preocupante como si lo es un nuevo parón económico global, ya sea ocasionado por la pandemia de Covid-19 o por problemas económicos en Estados Unidos.

La aparición de Omicron y su expansión hacia Europa dada a conocer hace dos viernes fue la combinación perfecta para generar una caída masiva en los mercados financieros. Sin embargo, a muchos se les olvida que el Black Friday tradicionalmente marca el inicio de la temporada de fin de año en EU; y con ello la toma de posiciones por parte de muchos inversionistas globales.

El fin de semana largo, las compras de diciembre y la liquidación de posiciones cortas son recurrentes en estas fechas. Tal vez por eso, el precio del dólar se disparó y las bolsas se desplomaron. El precio del petróleo se vio afectado por el temor de que los gobiernos del mundo otra vez tomaran decisiones apresuradas de cerrar fronteras y restringir el transporte.

Ayer, la cotización del Brent, es decir, el barril de petróleo de referencia en el mundo; subió 4.57% para venderse en 73 dólares debido a la decisión de Arabia Saudita de subir el precio de su petróleo y porque se cree que Omicron es más virulenta pero menos letal.

Sin embargo, lo más preocupante es que a la Reserva Federal (Fed) de EU se le pase la mano con su política conocida como Tapering y que retiré su plan de estímulo monetario de manera más acelerada. Si no lo sabes, la Fed usa un plan de compras de bonos del Tesoro para estimular su economía.

La semana pasada, el reelecto presidente de la Fed, Jerome Powell dijo que su problema de inflación ya no la ve como transitoria; lo que podría ser una señal de que la recuperación económica de ese país será más complicada. Entonces, ponle más atención al tapering y no tanto al Omicron.


No te pierdas la noticias más relevantes en twitter

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Que las escuelas se mantengan abiertas Columnas
2022-01-19 - 01:00
Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del  su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento.  Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras.  Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer.  El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo Columnas

Rápido e impactante ha sido el colapso de Boris Johnson. Como dice la revista Prospect, el resto del su mandato podría medirse en semanas. Este líder populista está demostrando carecer del “efecto teflón” característico de muchos de sus congéneres de otras partes del mundo. En efecto, muchos populistas mantienen altos niveles de popularidad por mucho tiempo, a pesar de sus pifias y malos gobiernos: Erdogan, Putin, Orban, y Duterte son algunos de los muchos ejemplos. Pero, finalmente, no en el Reino Unido. Aun queda algo del buen sentido común británico. Los escándalos de las varias fiestas celebradas en Downing Street mientras el resto del país vivía un estricto confinamiento a causa del COVID y durante el luto por la muerte del príncipe consorte han devastado la credibilidad y autoridad del premier, quien también es señalado por el pago por parte de un donador electoral de más de cien mil libras por la remodelación de su departamento. Los defectos de carácter de Boris son bien conocidos. Es indisciplinado, caótico y cree tener el derecho de salirse siempre con la suya. Es una fábrica de escándalos. Son innumerable las historias de sus tropelías como figura pública. Siendo periodista lo despidieron de The Times por inventar historias. Durante su mandato ha revelado un absoluto desprecio por las reglas, los precedentes, el orden y la estabilidad. Sencillamente no es apto para ejercer el cargo de primer ministro. El Reino Unido tiene en el a un gobernante pueril e impredecible cuyo principal “éxito” político, el Brexit, esta resultado un desastre, con el Reino Unido perdiendo el control de su economía y de sus fronteras. Johnson se ha convertido en un pasivo electoral. Fue elegido para liderar su partido porque sabía cómo ganar elecciones, pero ahora su atractivo ha desaparecido. Pronto podría enfrentar una consulta dentro del Partido Conservador dedicada a destituirlo. Por mientras, un 56 por ciento de la población pide su renuncia, según encuestas. Las condiciones de su aplastante triunfo electoral de 2019 (su retórica antieuropeísta y la debilidad de su contrincante, Jeremy Corbyn) son irrepetibles, en virtud al fracaso del Brexit y a surgimiento de un líder opositor solvente en la persona de Keir Starmer. El verdadero examen serán las elecciones locales a celebrarse en mayo. Si van mal para los conservadores será el último clavo en la tumba de Boris. Por lo pronto, el primer ministro trata de salvar el pellejo con una purga de su equipo y, para variar, con medidas demagógicas, como poner al ejército a controlar la inmigración y congelar la financiación pública de la BBC. Pero todo indica el fin de la tolerancia para el talante descarado de Johnson. No se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo

2022-01-19 - 01:00
Sobre aviones, 5G y la compra Activision Columnas
2022-01-19 - 01:00
¿Cripto qué? Israel González Delgado Columnas
2022-01-19 - 01:00
Perfil del relevo de Lorenzo Columnas
2022-01-19 - 01:00
Italia, leyes y jueces contra la mafia Columnas
2022-01-19 - 01:00
Línea 13 . Columnas
2022-01-19 - 01:00
Tiraditos Columnas
2022-01-19 - 01:00
Repensar los partidos políticos Columnas
2022-01-18 - 14:54
El discurso de odio de la oposición Columnas
2022-01-18 - 01:00
La batalla por la Revocación, una crónica Columnas
2022-01-18 - 01:00
+ -