facebook comscore
PAN duro o blando

PAN duro o blando

Columnas jueves 25 de marzo de 2021 - 01:47


La reaparición en la escena política de Santiago Creel confirma el resurgimiento de los cuadros más maduros del PAN que inició Diego Fernández de Cevallos, en sustitución de los dos cuadros que no le funcionan a ese partido ni para atraer a los jóvenes, ni para conservar a los mayores en sus filas: Ricardo Anaya y Marko Cortés.

La urgencia de atraer votos hacia el PAN mueve a dos jubilados, personas que sólo asesoraban jóvenes líderes, pero fuera de contiendas electorales. Marko Cortés no movía una hoja de papel sin la autorización de Creel. Esos tiempos ya pasaron.

Los panistas con pedigree saben que las audacias de su Indiana Jones por el país y las agresiones del peleonero del barrio a la cabeza del partido, no les van a allegar votos ni el 6 de junio de este año ni para 2024. Aquí, es posible que aproveche Creel para empezar una campaña hacia la candidatura a la Presidencia de la República, paralela a la que lleva a cabo Anaya por 1,000 municipios y al final, que uno decline en favor del otro.

Los jóvenes en la cúpula del PAN acabaron por destruir el partido en lugar de reconstruirlo sobre las ruinas que dejó el tsunami de 2018. Los viejos panistas se saben, esta vez, perdedores en las urnas a pesar de las alianzas, porque el papel de éstos y otros jóvenes militantes nunca fue acertado. Se condujeron sin proyecto establecido, sin estructura, sin estrategia, con las heridas abiertas, la improvisación en tiempos de guerra pronostica batallas perdidas.
Creel y Diego intentan darle credibilidad al PAN, regresarle la confianza que le restaron Anaya y Cortés. No pueden hacerlo de otra manera más que como lo hacen ahora. Es decir, con la evidencia de que en el intento haya una ruptura entre los jóvenes panistas entre quienes hay muchos desertores y los viejos que decepcionaron por guardar silencio inexplicable en los últimos años.

Después de dos años de la gran derrota panista la reconstrucción de su partido comienza y la tarea está en manos de Creel y Diego. Uno que habla de visión de futuro, a los 67 años, y el otro que convoca a los jóvenes a dejar de creer en el gobierno, a los 85.

La reparación del partido implica un cambio de rumbo y un nuevo líder nacional que llegará después de las elecciones, y la edad de ese nuevo dirigente servirá para conocer la futura estrategia de uno de los partidos políticos más previsibles de la historia nacional.
Interesante experimento que se lleva a cabo en el PAN, pero no deja de ser previsible, suicida y, sobre todo, su única alternativa para no perder el registro, que en 2018 dejó de tener en algunas entidades del territorio nacional.


No te pierdas la noticias más relevantes en spotify

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Enfermedad y sociedad Columnas
2021-07-23 - 01:00
Espionaje y seguridad nacional Columnas
2021-07-23 - 01:00
Observación de la Consulta Popular Columnas
2021-07-23 - 01:00
Consulta anodina y cambios laborales Columnas
2021-07-23 - 01:00
¿Válido pero exagerado? Columnas
2021-07-23 - 01:00
Tiraditos - 23 julio 2021 Columnas
2021-07-23 - 01:00
Poblaciones callejeras Columnas
2021-07-23 - 01:00
Línea 13 - 23 julio 2021 Columnas
2021-07-23 - 01:00
Partidos por Morena Columnas
2021-07-23 - 01:00
La voluntad política de la consulta del 21 Columnas
2021-07-23 - 01:00
Tiraditos - 22 julio 2021 Columnas
2021-07-22 - 01:00
Pantelhó, Chiapas Columnas
2021-07-22 - 01:00
Generación perdida ¿realidad post-Covid? Columnas
2021-07-22 - 01:00
El sentido de la responsabilidad Columnas
2021-07-22 - 01:00
¿Patadas de ahogado en el PRI? Columnas
2021-07-22 - 01:00
+ -