facebook comscore
Pacto Social o Juegos del Hambre

Pacto Social o Juegos del Hambre

Columnas miércoles 05 de agosto de 2020 - 00:53

Por décadas, la comunidad musical ha experimentado un proceso autodestructivo, en cuanto al valor de nuestro trabajo se refiere. La competencia desleal y la falta de apreciación del trabajo artístico, han hecho que cada vez más los consumidores se “acostumbren” a pagar menos por un evento.
Hoy, en tiempos de pandemia, la crisis económica puede significar una oportunidad para perpetuar condiciones laborales aún peores que las que ya se vivían. Ante tal situación, el gremio musical tiene dos opciones: realizar un Pacto Social en el que se acuerden los términos, montos mínimos y plazos para nuestra lenta reincorporación económica o competir en los Juegos del Hambre y regalar nuestro trabajo para seguir perjudicando el valor de nuestro arte bajo el pretexto de la crisis.
La comunidad de músicos en eventos sociales, llámense bodas, XV años, aniversarios, graduaciones y fiestas de fin de año; se compone de tres tipos de subconjuntos. El primero, los grupos de reconocimiento, denominados así por su larga trayectoria y solidez. Los grupos emprendedores, que suelen tener propuestas frescas y que apenas comienzan a competir en el mercado. Y, por último, los hueseros, conformados por integrantes aleatorios. La interacción entre estos tipos de agrupaciones, a lo largo de los años, ha provocado el abaratamiento de la mano de obra artística ya que, mientras unos intentan posicionar precios dignos, basados en la calidad de la ejecución y la producción; la gran mayoría, acaparan los eventos malbaratando su trabajo.
Mientras que el costo de un grupo musical decente va, para eventos privados, de 25 a 35 mil pesos; existen agrupaciones que, bajan sus costos a menos de la mitad, entre 6 y 12 mil pesos por un mismo evento de 5 horas. El valor del trabajo de un plomero, un albañil, un técnico, un mecánico, llega a variar por la zona en la que se brinda el servicio; sin embargo, no existe tal abismo entre lo que cobra una agencia y un taller mecánico en el servicio para un coche.
La mezquindad en el gremio musical era una de las características más evidentes de nuestro sector; sin embargo, la situación actual nos brinda una oportunidad única en nuestra historia como gremio. Tenemos la posibilidad de redefinir el valor de nuestro trabajo, entender de una vez por todas que somos mano de obra calificada y que nuestro trabajo vale lo mismo que una hora de consulta psicológica, una sesión de masaje, una asesoría legal o un trabajo de plomería.
Es una posición complicada, ya que aquellos que suelen pagar por nuestros servicios, se encuentran azotados por la misma crisis que nos dejó sin trabajo. Es momento de definir tiempos y plazos en los que nuestra remuneración vuelva a la normalidad. Hagamos un Pacto por la reivindicación del trabajo artístico.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La famosa consulta (I) Columnas
2020-09-18 - 01:10
El avión presidencial Columnas
2020-09-18 - 00:49
Bien preocupados Columnas
2020-09-18 - 00:49
El Derecho Procesal Electoral Columnas
2020-09-18 - 00:48
Línea 13 Columnas
2020-09-18 - 00:39
Brasil y México: mucho que conmemorar Columnas
2020-09-18 - 00:29
+ -