facebook comscore
Por cortesía de Evo

Por cortesía de Evo

Columnas martes 31 de diciembre de 2019 - 00:26

La semana pasada, autoridades bolivianas acusaron a funcionarios de la Embajada española de haber tratado de acceder, de forma clandestina, a la residencia de la embajada de México en aquel país, a bordo de coches diplomáticos y junto con individuos “encapuchados” y “presumiblemente armados”, con la intención de ayudar a escapar a los ex ministros asilados.
Como sabemos, la residencia diplomática de México acoge a alrededor de una decena de ex funcionarios del gobierno de Evo Morales; algunos de ellos el gobierno de Bolivia los acusó ante la justicia de varios delitos, y tienen órdenes de detención por terrorismo, por lo que el gobierno quiere que se los entreguen.
Derivado de lo anterior, la embajadora mexicana manifestó que escuchó gritos e “invitó a reingresar a la residencia” a Borreguero y Fernández”, los que “fueron informados de que sus autos habían sido detenidos en el acceso de la urbanización hacia la residencia de México y no les permitían ingresar”.
Finalmente, el Ministerio de Exteriores boliviano manifestó que era correcto, y les comunicó que un vehículo oficial del Ejecutivo del país entraría para recogerles. Lo cual nos muestra una intromisión en los vehículos oficiales de la embajada; incluso se supo que el auto en que viajaba la jefa de cancillería de la embajada de México fue también detenido en el mismo acceso y, “si bien a ella le permitieron entrar a la embajada, le fue requerida su identificación”, no obstante que circulaba en vehículo oficial, hecho que contraviene los protocolos de atención diplomática.
Por su parte el gobierno boliviano, por voz del ministro de Gobierno, Arturo Murillo acusó a México de facilitar la “fuga” de los exministros de Evo Morales, hecho que México niega categóricamente
La realidad sobre el particular es que una embajada, es el máximo rango de la Misión Diplomática, cuyo jefe recibe el nombre de Embajador, todas las funciones de una misión diplomática están descritas en el artículo 3 del Convenio de Viena sobre relaciones diplomáticas y su intención, en este caso en particular, es proteger a los ciudadanos mexicanos que radican en dicho país, así como fomentar las relaciones amistosas, económicas, culturales y científicas.
Las embajadas se consideran ampliaciones del territorio de un país, por lo que la embajada de México en Bolivia es una extensión del territorio de México, por lo que al interior de la embajada solo aplica la legislación mexicana, el territorio de México es inviolable y se puede albergar en su interior a quién nuestro país así lo decida. Incluso los automóviles diplomáticos, si los consideramos como algunos estudiosos del derecho, son una ampliación de domicilio de la embajada, tendrían que ser inviolables.
Por lo que el reclamo del Canciller Marcelo Ebrad, ante la Corte Internacional de Justicia de la ONU, o ante cualquier organismo internacional es perfectamente válido, derivado de lo que señala Convención de Viena y el pacto de Bogotá.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Académicos y policías Columnas
2020-08-10 - 01:14
Los viajes Columnas
2020-08-10 - 01:03
Neurodiversidad Columnas
2020-08-10 - 00:55
Un gabinete de grandes Columnas
2020-08-10 - 00:52
El estado prohíbe la libertad Columnas
2020-08-10 - 00:38
Las omisiones legislativas en la Corte Columnas
2020-08-10 - 00:37
+ -