facebook comscore
Por fin una buena: el peso resiste (y resistirá) las turbulencias cambiarias globales

Por fin una buena: el peso resiste (y resistirá) las turbulencias cambiarias globales

Columnas lunes 03 de octubre de 2022 -

*Pero, la relativa estabilidad cambiaria no es producto de una buena gestión económica, al menos no del todo

La semana que recién pasó y por si algo faltara, los mercados cambiarios del orbe fueron sacudidos, junto con las bolsas, por turbulencias cambiarias que se derivan de la crisis financiera y económica global.

Lo que más destacó fue que el Banco de Inglaterra y el Banco de Corea del Sur intervinieron en sus mercados para tratar de estabilizar su respectiva divisa.

Pero tampoco podemos olvidar ni dejar de lado el aviso que hizo China a 5 de sus principales bancos comerciales para que se prepararan e intervinieran, de ser necesario, para estabilizar al yuan, la divisa de la segunda mayor economía del mundo.

El Súper dólar le está dando dolores de cabeza extras a los mercados y la economía del mundo, en un momento en el que las presiones inflacionarias son intensas y se intensifican todavía más con la fortaleza de la moneda estadounidense, que dispara los precios de materias primas y diversos productos alrededor del mundo, vivimos tiempos convulsos no cabe duda.

Pero, en México pese a que se registran ciertas presiones, el peso se mantiene firma, con ligeras presiones repito, pero sin que sean de verdad relevantes.

Desde luego, el discurso oficial seguirá aprovechando esta relativa fortaleza cambiaria para señalar que obedece a su gestión, diciendo incluso que es un comportamiento nunca visto, algo que es totalmente falso, pero que sirve mucho al discurso.

Sin embargo, tampoco podemos dejar de señalar que, efectivamente, el peso se ha beneficiado de cierta manera de la estabilidad en las finanzas públicas, esta administración no hizo otra cosa que mantener las bases que se sentaron en otros periodos, tiene su parte de reconocimiento, pero no todo.

El otro factor que estabiliza al peso, incluso en ocasiones más que el desempeño de las finanzas públicas, es la diferencia de tasas de interés que existe entre nuestra economía y la de Estados Unidos, en este espacio y en otros lo hemos consignado en múltiples ocasiones.

Los inversionistas no tienen en estos momentos muchas opciones, lo que les queda es voltear hacia destinos que les ofrezcan la mayor estabilidad y rendimiento posibles, si eso se adereza con cierto grado de seguridad, no hay mucho más que pensar.

Por eso es que el peso ha estado, y estar, relativamente sólido, en realidad nuestra moneda está en una circunstancia inigualable en estos momentos porque al margen de que no puede ni podrá evadir los “coletazos” que provengan del exterior, es un hecho que la posición de México como vecino de la mayor economía del mundo, es ahora quizás como pocas veces en la historia, un factor que permitirá recibir menos consecuencias que otros países, sin que ello signifique la posibilidad de mantenernos sin efectos, o llegar al exagerado optimismo de decir que México va a crecer entre 5 y 7 por ciento este año, eso es un verdadero despropósito, por llamarlo de alguna manera.

Pero hay buenas noticias, sin las cosas se mantienen como hasta ahora, la moneda mexicana, nuestro peso, soportará los vaivenes y turbulencias provenientes del exterior, repetimos que eso tampoco significa la posibilidad de echar las campanas al vuelo.

La moneda mexicana se mantendrá más o menos sólida, salvo que ocurran otros factores que provoquen un colapso financiero global, o una gran crisis, una Gran Depresión, como en otras épocas; incluso en el escenario de una Gran Recesión, el peso puede mantenerse sólido.

Tampoco es un secreto que los capitales foráneos son los que mantienen la estabilidad de la moneda, por eso es que por un lado la estabilidad cambiaria nos beneficiará porque no se registrará una excesiva depreciación que impulse más las lecturas de la inflación mensual y anual.
Sin embargo, para mantener dicha fortaleza es indispensable seguir con este diferencial de tasas con Estados Unidos, o incluso incrementarlo en determinado momento, eso significa que la economía resentirá inevitablemente una mayor desaceleración y, eventualmente, una recesión.

Precisamente por eso señalábamos que llegar al despropósito de decir que México crecerá entre 5 y 7 por ciento no nos beneficia en nada.

Justamente el crecimiento es el gran pendiente de esta administración, y de muchas otras hacia atrás en el tiempo.

Sin embargo, hoy gozamos de una relativa estabilidad cambiaria que, en efecto, no se había visto en varios años, aunque tampoco es histórica.

Ojalá más que presumir de ella como un gran logro, lo que no es cierto, hagamos lo necesario para aprovecharla y con políticas públicas adecuadas tratar de sacar a la economía mexicana del atolladero del crecimiento en el que se encuentra desde hace mucho. ¿Se podrá?


No te pierdas la noticias más relevantes en tik tok

Envíe un mensaje al numero 55 1140 9052 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Línea 13. Columnas
2022-11-30 - 06:53
TIRADOS Columnas
2022-11-30 - 06:51
BALCÓN PÚBLICO Columnas
2022-11-30 - 06:49
Claudia y Beatriz Columnas
2022-11-30 - 01:00
Un hombre de nación Columnas
2022-11-30 - 01:00
Los robots cobran relevancia rápidamente Columnas
2022-11-30 - 01:00
La batalla por la banda de 6 Ghz Columnas
2022-11-30 - 01:00
¡YA PÁGUENLES! Columnas
2022-11-30 - 01:00
La Paradoja de Xi Jinping Columnas
2022-11-30 - 01:00
LÍNEA 13. Columnas
2022-11-30 - 01:00
TIRADOS Columnas
2022-11-29 - 06:54
TIRADOS Columnas
2022-11-29 - 06:54
El Humanismo Mexicano en 12 puntos Columnas
2022-11-29 - 06:51
Línea 13. Columnas
2022-11-29 - 06:48
+ -