facebook comscore
REFORMA ELECTORAL, PADRÓN E IDENTIDAD

REFORMA ELECTORAL, PADRÓN E IDENTIDAD

Columnas martes 04 de febrero de 2020 - 01:29

SERGIO GONZÁLEZ
El debate público reciente sobre el resguardo y seguridad de los datos personales y biométricos de los mexicanos contenidos en los instrumentos registrales electorales, nos deja valiosas lecciones. Dichos documentos revisten importancia superlativa para nuestro sistema democrático y representativo entero.
Los mexicanos creímos en la democracia cuando confiamos en el padrón electoral. Así como a principios de los noventa la creación de un padrón electoral confiable era un requisito para la transición, hoy contar con un padrón electoral actualizado y preciso sirve a la consolidación de la democracia mexicana y de sus instituciones representativas, de gobierno y de Estado.
El listado electoral importa porque cada elección define con toda nitidez la dimensión de la comunidad política mexicana; ese conglomerado de ciudadanos que podrán ejercer su derecho al sufragio en la casilla que les corresponde.
El padrón electoral y la lista nominal de electores son el cimiento de todo el edificio electoral. La cantidad y ubicación de las casillas, la selección de sus mesas directivas, el número de boletas, actas y capacitadores electorales, el número y tamaño de los distritos, el registro de nuevos partidos, la ratificación o no de los existentes y, naturalmente, su financiamiento, dependen de la confiabilidad, cobertura, depuración, integridad técnica y seguridad e invulnerabilidad informáticas de ambos instrumentos registrales.
Esos atributos del padrón y de la lista, ambos a cargo del INE desde su nacimiento como IFE en 1990, son cotidiana realidad, blindados, además, por el reconocimiento expreso que les imparten todas las fuerzas políticas no solo cada elección, sino cada año, a través de múltiples y replicables mecanismos legales, reglamentarios y tecnológicos de supervisión y auditoría que discurren por y se expresan en las inspecciones, acuerdos e informes de la Comisión Nacional de Vigilancia (CNV) del instituto.
Recordemos que la CNV es el único cuerpo colegiado del instituto que cuenta con un representante de cada partido político nacional con voz y voto por lo que, si lo desean, tienen mayoría calificada. Si en la reforma que viene se quiere lograr mejor vigilancia y garantizar mayor confiabilidad de dichos registros, habría que considerar a la Comisión como una más del Consejo General, adicionarle un alto directivo del área de protección de datos personales del INAI y otro de CNDH o RENAPO, todos con voz y voto, y elevar el rango del representante del INEGI, entre otras cosas.
Mi padre, antiguo funcionario del registro electoral, decía que sin padrón auténtico no hay elección auténtica. Luego de observar nuestras elecciones por más de 35 años, yo agregaría que sin elecciones auténticas (producto de un buen padrón, adecuadamente vigilado) no habría democracia verdadera y sin ella no habría libertad, justicia, paz social, progreso, ni confianza ciudadana y todo eso tiene impacto directo las finanzas públicas y en la economía en general. Avanzaré en entregas posteriores.

SALÓN TRAS BANDERAS #138 MARTES 4 FEBRERO 2020 CONTRARÉPLICA

•gsergioj@gmail.com
@ElConsultor2

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Los 9044 Columnas
2020-05-29 - 01:18
Ya no le salieron las cuentas Columnas
2020-05-29 - 01:02
Liderazgo y pandemia Columnas
2020-05-29 - 01:00
Línea 13 Columnas
2020-05-29 - 00:56
Secuestros a la baja Columnas
2020-05-29 - 00:54
Sálvese quien pueda Columnas
2020-05-29 - 00:52
+ -